El baño del bebé

Bañar a nuestro bebé, desde el principio, ha sido un momento especial para nosotros. A la niña le encanta el agua. De hecho, creo que en sus seis meses de vida tan sólo ha llorado una vez a la hora del

surf_1_u33

baño. Es tan feliz chapoteando en su bañera… Tenemos una Neonato Surf en color blanco cuyo soporte especial para bañeras nos permite bañar a la peque sin necesidad de agacharnos. ¡Es supercómoda! Y nos libra de los dichosos dolores de espalda que tantos papás padecen por tener que bañar a su bebé de rodillas.

Pero es que, además, nuestra Neonato Surf tiene dos asientos anatómicos con gomas antideslizamiento que ayudan a reducir el peligro de ahogamiento del recién nacido. Quizá, la primera impresión es que las gomas son algo inútil si tenemos en cuenta que nunca hay que dejar a los bebés solos en la bañera. Pero en realidad nos facilitan la sujeción del niño evitando que se nos escurra. A mí me ofrece tal seguridad, que cuando a papá no le da tiempo a llegar a la hora del baño, lo hago yo sola sin temor a que se me caiga.

Por otra parte, os preguntaréis que para qué queremos dos asientos. Pues el primero está indicado para bebés de 0 a 6 meses y está pensado para poder tumbar a los peques que aún no tienen fuerza para sostener solitos la cabeza. El segundo asiento podemos usarlo desde los 6 hasta los 12 meses, y es un asiento en el que el bebé está erguido y tiene más capacidad de movimiento para chapotear.

Estamos contentísimos con nuestra compra y, si por nosotros fuera, estaríamos todo el día bañando a nuestra hija. Se lo pasa “pompa” dando patadas al agua, salpicando todo y viendo cómo mojamos sus

baby bath

patitos de goma con el vaso de ducha que viene con la bañera para jugar. Claro, que una cosa es que nos guste bañarla y otra cuándo debemos hacerlo. Porque ¿cada cuánto tiempo es aconsejable  bañar a los bebés?

En el hospital nos dijeron que  bañáramos a la niña todos los días, porque el baño, en la mayoría de los casos, relaja al bebé. Y así lo veníamos haciendo. Pero hace un par de meses hemos tenido que cambiar la rutina.

Nosotros solemos bañarla por la noche, antes de la última toma, y le va fenomenal. Además, la mayoría de las veces papá ya está en casa y podemos disfrutar los tres de la hora del baño. Pero de un día para otro, la peque empezó a tener la piel muy áspera, y eso que sólo la lavábamos con jabón en días alternos. En la última revisión, se lo comentamos a su enfermera y nos dijo que no la bañáramos todos los días. En realidad no hace falta, los bebés no se manchan ni sudan tanto. Así que nos recomendó bañarla un día sí y otro no. Pero el día que no la bañamos, la damos un baño de crema para hidratar bien su piel tan delicada. Con el masaje que le damos al extender la crema también se relaja mucho y hemos notado gran mejoría en su piel, que ha vuelto a ser suave, suave, como la de todos los bebés. Y vosotros, ¿disfrutáis como nosotros de la hora del baño?  ¿Cada cuánto tiempo bañáis a vuestro bebé?

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Compras. Guarda el enlace permanente.