El cambio de pañal : pautas y trucos a seguir

El cambio de pañal es una labor que tenemos que hacer todos los padres desde el primer día de vida de nuestros hijos. No es complicado pero es bueno seguir unas pautas.

el cambio de pañal en bebés, pautas En primer lugar, hay que desnudar al pequeño de cintura para abajo. No os confiéis, habrá veces que creáis que no es necesario quitarle los calcetines, por ejemplo, y al niño/a le da por hacer pis en ese momento y ya tenéis dos cosas que cambiar, el pañal y los calcetines.

Nos debemos asegurar de tener una zona de cambio recta y lo suficientemente amplia como para que quepa el bebé sin problemas. Nosotros tenemos puesto un cambiador acolchado sobre una cómoda que tiene el peque en su cuarto.

Es también muy importante tener preparado y a mano todo lo que vamos a necesitar: pañal, toallita húmeda, crema para el culete, una muda, si fuera necesario… Una vez metidos en faena, conseguir algo que nos hemos olvidado con el niño pataleando será mucho más complicado.

Se desabrocha el pañal sucio. Si el bebé ha hecho caca, se puede retirar con la parte delantera del propio pañal, según se lo vamos quitando, teniendo cuidado de hacerlo desde los genitales hacia el ano, para evitar que la caca pueda producir infecciones.

el cambio del pañal en los bebes, trucos

Con la toallita (o las toallitas húmedas que muchas veces hacen falta) se limpia bien toda la zona, sin olvidarnos de los pliegues de las ingles, donde se suelen esconder restos con facilidad.Después se le pone cremita hidratante en el culete del bebé. No en mucha cantidad. Nosotros, si no lo vemos especialmente irritado, ni siquiera se la ponemos. El uso de una esponjita con agua tibia también será de utilidad.

el cambio del pañal El pañal sucio se enrolla de la parte delantera hacia la trasera y se cierra con los propios autocierres del pañal, con lo que tenemos una bola para echar a la basura. Dentro del pañal hemos podido echar las toallitas usadas y así matamos dos pájaros de un tiro.Para colocar el nuevo pañal, tendremos que levantar las piernas del peque, cogiéndole de los tobillos.

La parte delantera del pañal debe quedar cubriendo justo el ombligo del niño, con lo que habrá que ajustar la colocación hasta lograr esa posición.

Si es niño, como es nuestro caso, es importante que la colita quede apuntando hacia abajo, para que cuando haga pis vaya directamente al pañal.

Nosotros, después de abrochar el pañal (debe entrar un dedo sin dificultad si lo metemos por el pañal abrochado a mita de la tripita del niño; es decir, que esté firme pero no apretado), le sacamos las “alas” del pañal en las “perneras”.

Todo esto es fácil pero os aseguro que si al niño le da por moverse, berrear, patalear y resistirse a el cambio de pañal hay que armarse de paciencia.

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.