El desarrollo mental de mi hijo comparando con los de su edad

Estamos muy acostumbrados a escuchar hablar en lo concerniente a el desarrollo, de los percentiles cuando el pediatra de nuestro hijo se pone a comparar el peso y la altura de nuestro niño frente a los de una población más o menos amplia de niños de su misma edad. el desarrollo intelectual en niños

Si bien ya hemos advertido sobre cómo interpretar esos datos y la cautela con los que hay que tomarlos, no dejan de ser medidas físicas que se han venido recogiendo y, en teoría, pueden aclarar en qué rangos se encuentra nuestro hijo.

Sin embargo, ¿cómo podríamos hacer lo mismo cuando se trata de evaluar el desarrollo mental de nuestro hijo en comparación con los de su edad?

Porque yo veo a mi hijo de diecisiete meses hacer una serie de cosas ya que antes no hacía y no sabría definir si es “normal” (con toda la precaución del mundo usaré esta expresión) lo que hace o puede incluso estar por encima de la media.

el desarrollo mental de mi hijo

Por ejemplo, un niño de la edad de mi hijo debería emplear ya un número de palabras de manera regular. Es cierto que, aunque en ocasiones no de modo muy comprensible, pero sí sabe decir “agua”, “hola”, “mamá”, “papá” y una especie de “patata”. Además, parece dar señales de querer soltarse con más palabras, que supongo llegarán en breve. También le gusta montarse en juguetes con ruedas (casi todos los días se monta en un camión de bomberos que tiene y en un triciclo). Esto puede considerarse como normal.

Lo que ya puede considerarse con cierto grado de dificultad y que, por tanto, se supone que lo hacen menos niños de su edad, sería tirar una pelota, hablar con más claridad o alimentar a sus muñecos. Mi hijo, en este sentido, sólo tira la pelota.

Pero es que si miramos las acciones que llevan a cabo muy pocos niños de su edad, como bailar al escuchar música o patear una pelota, lo lleva haciendo desde hace algún que otro mes.

el desarrollo mental de mi hijo

Así que, como conclusiones podemos decir, primero, que no todos los niños son iguales y pueden presentar avances de distinto grado de dificultad y, segundo, mi hijo está razonablemente bien desarrollado mentalmente en comparación con los niños de su edad.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés, Sin categoría y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.