El embarazo: semanas 7 a 12

La rotundidad con la que la vida se va abriendo paso os irá sorprendiendo durante el embarazo. No creo que pueda haber nadie en el mundo tan insensible como para no estremecerse al conocer todos y cada uno de los enormes hitos que el futuro bebé va consiguiendo en su mundo submarino.

baby-7-weeks-pregnant

La séptima semana de embarazo, cuando la madre en ciernes apenas note ligeros cambios en su morfología ni en su estilo de vida, ya es posible escuchar los latidos del embrión. Ese corazón que ya bombea sangre y que ayuda en la formación de estómago, páncreas, pulmones, intestinos… que se vienen configurando esa semana. El cordón umbilical, a través del cual se demostrará la generosidad de la madre hacia su hijo, cediéndole lo más valioso de su alimentación y su sistema inmunitario, ya se ha formado en esta etapa.

Una ecografía hecha en la octava semana dejaría aventurar los dedos de las manos y los pies e, incluso, ojos, boca, orejas, párpados. En realidad, dado que la piel que recubre al que será vuestro pequeño o pequeña es totalmente traslúcida, se parecerá más a uno de esos renacuajos que hemos podido ver algunos en un río, poco tiempo después de haber eclosionado el huevo del que querían llegar a este mundo.

Hacia la semana número diez, los pabellones auditivos están formados y se intuyen el rastro que con el tiempo se convertirá en las uñas y los dientes de leche del bebé. Mide cuatro enormes centímetros y pesa unos cinco gramos, tal vez la primera y única vez en su vida que esté como una sílfide.

development-

A pesar de su reducido tamaño y su ridículo peso, su actividad es vertiginosa, no para de moverse. No obstante, precisamente por su tamaño tan diminuto, la madre ni lo percibe.

Para el final del trimestre, tu bebé ya tendrá los dedos de las manos y los pies totalmente separados. Tienen los párpados cerrados y los mantendrá así hasta el séptimo mes de embarazo.

Por tu parte, futura mamá, tu útero va a buen ritmo y tiene ya el tamaño de una naranja. Es muy posible, además, que se forme en el abdomen línea longitudinal (que atraviese le ombligo) llamada línea nigra. En realidad, esa línea nigra ya existía antes del embarazo pero era tan clara que no se veía. Hasta cambiaba de nombre porque se llama “línea alba”. Debido al chute de hormonas que sufre la mujer embarazada, la pigmentación de esta línea es mucho mayor y se oscurece dejando clara la separación entre los músculos del abdomen.

En estas semanas del primer trimestre tendréis vuestra primera eco. Será la primera vez que veáis a vuestro futuro hijo. Pero, sobre todo, será la primera vez que oigáis su corazón. Al galope, a todo trapo, desbocado por completo, a unas revoluciones impropias (eso me pareció a mí) de un ser humano. Es el sonido de vuestra mayor alegría. No lo olvidaréis.

_ultrasound

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.