El Papá de Hoy en Día

Debo decir que desde que trabajo de matrona, mi admiración hacia los nuevos papás ha aumentado en demasía.

papas en la actualidad

Tal y como ocurre con el resto de roles que desarrollamos a lo largo de la vida, hay múltiples formas de vivir el rol de padre. En mi caso he podido observar el cambio de actitud y sentimientos de los padres que han acudido a las clases de preparación al parto, semanas tras semanas, y se han ido involucrando cada vez más en el embarazo, y también he podido vivir junto a ellos las experiencias en las plantas del hospital, o durante la dilatación en el paritorio.

¿Pensamos en los papás durante el embarazo?

Siempre que pensamos en embarazo, pensamos en la figura de la mujer, en cómo le va creciendo la barriga, en cómo va comprando las cosas para el bebé, en los nombres que se imagina, en el miedo ante el día del parto que tienen muchas de ellas…pero, normalmente, dejamos a la figura paterna en un puesto secundario cuanto menos.

Nunca he sabido exactamente la razón de porqué esto es así, pero me ha dado por pensar en la propia naturaleza; en ella la figura del macho para la reproducción es necesaria, pero después el significado de paternidad cambia, siendo las hembras las que se encargan del cuidado y crecimiento de las crías. Esto hace pensar que la paternidad es una institución humana, y, por lo tanto, como todo lo relacionado con la humanidad, existen cambios, avances y diferencias tanto en su historia, como en la cultura y la sociedad  que la rodea. No podemos olvidar épocas pasadas en las que el papel del padre se relegaba a la reproducción y mantenimiento de la familia asegurando comida y un hogar. Esta no es la figura paternal que podemos observar actualmente, en la que el padre participa activamente en el proceso de embarazo, y tras este en la crianza de los hijos.

Por lo tanto, pensemos en ellos al igual que lo hacemos en ellas. Están embarazados los dos, los dos van a ser padres, y, por lo tanto, a los dos les interesa que todo salga bien. Aún así hay poca información en general, y mucho desconocimiento del rol de padre, de las dudas que le surgen a muchos de ellos, del dolor que sienten en casos desafortunados, o de cómo tiran también hacia delante cuando a las mamis les hace falta que le echen una mano.

En mi trabajo he visto un poco de todo durante el embarazo, padres muy colaboradores, que parecen que sienten igualmente las pataditas del bebé ellos mismos, padres angustiados que viven con tanto miedo y estrés el embarazo que dejan el disfrute de la experiencia a un lado, y padres que viven la experiencia más indiferentes o menos colaboradores.

Y durante la estancia en el hospital he visto durante semanas a padres que están día a día al lado de sus mujeres ingresadas por alguna complicación en el embarazo. Padres que pasan los meses al lado de la cama de su mujer, durmiendo en una butaca, o en un colchón hinchable los más afortunados. Padres que tienen que vivir experiencias malas como la muerte de un bebé, o padres que viven meses al lado de una cunita en la UVI de neonatos del hospital porque su hijo nació prematuro. También vemos todos los días padres en los paritorios que sonríen felices, e incluso lloran de alegría, al ver que sus hijos han nacido bien, y que su mujer se encuentra bien a su lado disfrutando de la experiencia.

 los papás tambien lloran

avatar
Esta entrada fue publicada en Bebés. Guarda el enlace permanente.