El papel del Padre ¿Qué hacemos nosotros?

El papel del padre 

dady

No me acuerdo quién dijo algo así como: “Mi mujer se encarga de la economía doméstica, de la alimentación de los niños, de su educación, de vestirles, de las decisiones que afectan a la familia y yo, de las cosas importantes: las relaciones internacionales, la paz mundial…” Me hizo mucha gracia porque venía a decir que de todo lo que es fundamental en la vida familiar se encargan nuestras mujeres. No le falta razón pero no debemos, los hombres, ponernos de lado, especialmente cuando tenemos un miembro más en el grupo familiar.

Para empezar, el hombre  debe demostrar actitud. Partimos de la base de que la pareja ha deseado el niño que está por llegar. Si no fuera así, la cosa cambia. La forma de afrontar una situación que cambia la vida de un modo tan radical sería, en ese caso, totalmente distinta.

woman

Pero no creo que sea el caso de cuantos pueden leer este blog (y los que lo escribimos). ¡El entusiasmo nos domina!

Pues ese entusiasmo conviene ir acumulándolo porque las múltiples situaciones a las que nos enfrentaremos requerirán de un extra de energía que habrá que sacar de algún lado.

Hay que ser consciente que a la mujer, queramos o no, le toca la parte más agotadora, al menos físicamente. Es muy posible que psicológicamente también pero ahí quizás dependa de cada caso (¡hay padres que se estresan una barbaridad!).

Por tanto, la primera labor del hombre es realizar cualquier esfuerzo físico mayor de lo que sea aconsejable para una embarazada. Ojo, tampoco es cuestión de hacer sedentaria a la mujer y que ni siquiera se levante a tirar un papel a la basura. Si lo queréis hacer por ella, estará genial pero que no sea con la excusa de que no se mueva, que tiene que hacerlo (por el bien suyo y del bebé).

el papel de padre

Otra función de el papel del padre (muy importante) es saber cuándo poder iniciar una discusión con su pareja. La sensibilidad de la embarazada (por las temidas hormonas, en gran parte) está a flor de piel y entrar a la gresca a la mínima por cada cosa no lleva a nada bueno. Y os aseguro que la sensibilidad es tal que os asombraréis de los temas que pueden iniciar una discusión.

Paciencia y equilibrio. No digo que se le dé siempre la razón, es importante debatir criterios para cuando llegue el pequeño. Pero igual de importante es saber cuándo una discusión llevará a buen puerto.

Ya hemos cubierto la parte de mula de carga y la de santo Job.

Además, es útil servir de barrera para que de los millones de sugerencias de todo tipo que recibiréis, le lleguen a la futura madre las indispensables. Las embarazadas no soportan una lista interminable de opciones sobre las que elegir y para eso estamos nosotros.

dad

Y no está de más colmar de atenciones a la mujer de tu vida que, casualmente, se va a esforzar, además, en traer al mundo, posiblemente, al sueño de tu vida.

Si te ha gustado esta información sobre el papel del padre , compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.