El poder de los pies de tu bebé.

 

Actualmente estamos al día de la medicación, con cualquier dolencia siempre buscamos un remedio en la farmacia, o herboristería, que nos ayude a paliar las molestias y el dolor. En nuestros bebés lo tenemos más complicado, ya que  muchas veces no alcanzamos a saber qué es lo que le está pasando, y debemos acudir al pediatra para que nos guíe.

Hoy día están de moda las terapias alternativas de la medicina, como son las flores de bach, aromaterapia, y reflexología podal entre otras, y, ¿en qué consiste la reflexología podal? Es una práctica en la que, mediante masajes y puntos de presión en distintas zonas de los pies, se consiguen buenos resultados en el organismo de la persona. Cualquier parte de nuestro cuerpo tiene conexión con una parte de nuestro pie, al masajearlo o presionarlo con una técnica concreta, favorecemos que funcione mejor y alivie posible molestias o dolencias.

¿ se puede realizar en un bebé? La respuesta es sí. Actualmente están dándose muchos cursos de formación a padres  y profesionales para poder dar reflexología a los pies de los niños. Tal y como dice en la noticia publicada en el ABC el 28 de Enero, Los bebés y los niños son muy receptivos a la estimulación de las zonas reflejas del pie: «El cuerpo de un niño o de un bebé es totalmente virgen, no ha tenido tiempo de ser contaminado por demasiada medicación, por la mala alimentación, etc., por eso la reflexología funciona tan bien en ellos.

La reflexología podal y, en concreto, la infantil, puede contribuir a solucionar aquellas dolencias propias de cada edad ya que, aunque el niño crezca, el mapa podal es el mismo, pero a menor escala. «Una de las cosas que hay que tener en cuenta es que los pies de los bebés son más sensibles, por lo que la presión que se ejerce debe ser menor», afirma Ángeles Hinojosa, terapeuta psico-corporal y creadora del método de reflexología podal que lleva su nombre.

«No es solo un masaje para relajar, que para eso ya está el masaje infantil, que también es maravilloso», puntualiza Ruíz de Apodaca. Entre otros beneficios de esta práctica, enumera esta especialista, «se encuentran el desarrollo del sistema inmunológico para proteger al bebé de todos los virus y gérmenes del ambiente, potenciar las defensas ante los resfriados, anginas, otitis, dolor de dientes… etc». «Puede sernos de utilidad incluso cuando se produce el paso a la guardería. En este caso, tocar sus pies un ratito cada noche, mientras se les cuenta un cuento, por ejemplo, ayuda a mantener su sistema nervioso equilibrado, aliviando tensiones y proporcionándoles autoconfianza», concluye.

Os dejo información de las páginas que contienen información sobre la técnica y cursos de formación para padres y bebés por si os animáis, también hay videos de demostración de cómo se hace, y libros docentes. Una vez que aprendes, todo es practicar y aportar confianza y bienestar a tu bebé.

www.mismanosentuspies.com

www.reflexologiainfantil.org

 

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Bebés, Salud. Guarda el enlace permanente.