El Ratón Pérez y aumentar la ilusión infantil

¡¡¡Qué viene el Ratón Pérez a por tu diente!!!

ratonperez1

¡Papá, mamá, se me ha caído un diente! Estas serán las palabras que dirá tu pequeño cada vez que un diente de leche se le caiga para que uno nuevo vuelva a salir en su lugar. Y también será la frase que anuncie la llegada del Ratón Pérez. Todos recordamos con gran ilusión y entusiasmo cuando al ser niños esperábamos su llegada y nos traía algún pequeño detalle. Y es que, por muy insignificante que fuera, ¡había venido a recoger nuestro diente el mismísimo Ratón Pérez!

Sin duda, creo que en una sociedad en la que cada día la desilusión es protagonista en los hogares, por la difícil situación que vivimos, aún se hace más importante aferrarnos a estas tradiciones y así alimentar la ilusión de los más pequeños, ya que, estos momentos serán los que guardarán en su memoria para siempre.

raton perez

De este modo, enseña a tu pequeño el valor de la ilusión, la imaginación, esa capacidad de emocionarse por un simple regalito y sobre todo, la importancia de valorar este tipo de pequeños detalles, algo que hará que aprendan a saber desde su infancia la importancia que tienen las cosas y el hecho de que no es fácil conseguirlas, sino es mediante esfuerzo y trabajo. Además asimilará valores como la generosidad, ya que, por ejemplo, lo que le deje este ratoncito, podrá compartirlo con sus hermanos o amigos.

Sin duda, seréis vosotros, papás y mamás los que tendréis que contarle el cuento o la historia del Ratón Pérez.

Para ello, existen hoy en día multitud de libros, recursos audiovisuales… que serán muy útiles para que comprenda el sentido del Ratón Pérez. Aun así, también deberán saber cómo hay que hacerlo. Es decir, explícale que debe dejar el diente bajo la almohada para que durante la noche el pequeño ratoncito se encargue de cogerlo y dejar en su lugar un lindo regalito o detalle.

ratonperez2

En estos días he vivido esta experiencia con una de mis sobrinas y resulta sorprendente comprobar cómo si alimentamos esa ilusión, los niños son realmente más felices que con grandes regalos. No dejemos que también ellos caigan en el consumismo y el materialismo, en ese afán por tener más y en pensar que lo más caro gana o prevalece sobre todo lo demás.

Por todo ello, y aunque parece que es meramente contar una historia sin más a los pequeños, para su desarrollo personal, para que entiendan lo que está bien y lo que no, para que sean niños comprometidos, generosos, sencillos, humildes… creo que el ejemplo del Ratón Pérez es, sin duda, una herramienta muy divertida para hacerles comprender ciertas enseñanzas que con teoría no serían capaces de entender.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Ocio y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.