El suelo pélvico después del embarazo

No es normal tener incontinencia urinaria después de un parto, por mucho que sea una creencia popular. Si eso sucede es porque el suelo pélvico ha quedado debilitado tras soportar todo el peso durante las cuarenta semanas de embarazo.

suelo pélvico

¿A qué se denomina suelo pélvico?

El suelo pélvico es el conjunto de músculos y ligamentos que sustentan órganos como el útero, la vejiga o el recto.

En ocasiones, cuando se le somete a una tensión muy fuerte, ya sea en el embarazo o en el trabajo de parto, puede debilitarse y quedar así si no se hace nada para remediarlo, pudiendo llegar a causar serios problemas.

¿Cuáles son las consecuencias de contar con un suelo pélvico debilitado?

Como he mencionado antes, si tu suelo pélvico no está en óptimas condiciones, quizá sientas que no puedes contener el pis si te entran ganas de ir al servicio, ocasionando la pérdida de algunas gotas.

Ciertas disfunciones sexuales  pueden deberse también a un debilitamiento del suelo pélvico, como el dolor durante la penetración.

El prolapso, o descenso de vísceras abdominales, puede llegar a acontecer (ya en estadios graves) si no tomamos conciencia del problema.

¿Qué podemos hacer?

Existen unos ejercicios muy conocidos, cómodos y sencillos para fortalecer el suelo pélvico: los ejercicios de Kegel. Puedes realizarlos en cualquier circunstancia y situación (en el trabajo, en el autobús, mientras comes…), pues no requieren que vistas una indumentaria especial o que sudes. De hecho, nadie sabrá que los estás practicando. ;) Aquí van algunos de ellos:

- Contrae fuerte el suelo pélvico, como si trataras de cortar el pis (ojo, no realices el ejercicio mientras estés orinando por el riesgo de infección) durante 5 segundos. Después relaja 10 segundos y repite el ejercicio 10 veces. A medida que notes que lo vas controlando mejor trata de aumentar el tiempo de contracción y relajación.

- Ahora aprieta y relaja la musculatura de forma rápida durante un par de minutos. Descansa el doble de tiempo. Repite el ejercicio unas 10 veces al menos en 4 ocasiones del día.

Lo más recomendable es que asocies la realización de los ejercicios a situaciones que te recuerden que debes hacerlos: mientras te duchas, cuando preparas la comida o al ir a comprar el pan. Así no se te olvidará practicarlos. ¡Ah! Y cuantas más veces al día los repitas, mejor.

Lo ideal es comenzar cuanto antes, no solo si has dado a luz y necesitas recuperar tu estado anterior. De hecho, si los practicas con asiduidad y estás planeando quedarte embarazada, te vendrá estupendamente contar con un suelo pélvico fuerte para el momento del parto.

Todo el mundo debería tomar conciencia de su suelo pélvico y realizar actividades para fortalecerlo. Esto no es solo cosa de mujeres ;)

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Post Parto y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.