El sueño reparador en un pequeño de trece meses

El sueño es reparador para los adultos y algo más que reparador para los niños.

Nosotros hemos notado que nuestro hijo de algo más de trece meses, suele despertarse ya muy pocas veces por la noche. Seguro que es fruto del cansancio de sus días más energéticos, con caminatas todavía desequilibradas, intentos de escaladas por las sillas, sus forcejeos con las puertas de los cajones y los armarios, con sus juegos con la pelota… todo eso desgasta y el sueño, como hemos dicho, es reparador.

el sueño reparador

Pero digo esto con la cautela necesaria porque me imagino a aquellos padres que “sufren” cada noche los múltiples despertares de sus hijos y puedo comprender que me odien a muerte si digo que un chaval de trece meses tiene que dormir toda la noche del tirón.

Lo que sí parece claro es que desde que nacen, sus necesidades de dormir, en cuanto a número de horas de sueño va disminuyendo.

Desde las 16 horas en total que suele dormir un bebé de un mes (entre siestas diurnas y sueño nocturno, con sus despertares para las tomas, lógicamente) se suele pasar a unas doce cuando el niño alcanza los tres años.

Lo curioso es que, más o menos desde los seis meses, las horas de el sueño nocturno son aproximadamente las mismas, unas once, mientras que lo que se va reduciendo son las siestas que el pequeño se pueda echar durante el día.

el sueño

De hecho, comentan los expertos que si al niño le cuesta conciliar el sueño a la hora que le toca por la noche, convendría limitarle las siestas porque es posible que le estén influyendo negativamente.

el sueño en niños

Lo que uno más agradece, y nosotros somos afortunados en este sentido, es que el niño se despierte con una sonrisa y sin llorar e incluso con ánimo de darle un beso a papá o a mamá recién levantado. Creo que no hay cosa mejor ni mas bonita en el mundo…

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.