El tiempo pasa realmente muy rápido con un bebé

Ya decía Einstein que todo es relativo y el tiempo no va a ser menos, pero para todos los que tenemos un bebé, especialmente los que tenemos el primero y desde hace poco tiempo (como es mi caso, sólo dieciséis meses de experiencia) el tiempo está pasando a una velocidad de vértigo.

el tiempo pasa realmente muy rápido

Cuando apenas hacía nada mi niño, se tiraba todo el día pidiendo tomas, durmiendo y cambiándole pañales. Visto en perspectiva, es quizás la etapa más descansada. Aunque, como los despertares constantes a horas concretas no te los quitaba nadie, al día siguiente, en el trabajo, estabas para el arrastre. Y eso que hemos tenido suerte, el Príncipe se despertaba casi sin quejarse, tomaba sin rechistar y se quedaba frito. Un lujo.

el tiempo pasa muy rápido

Lo “malo” ha ido viniendo después.

A medida que iba adquiriendo movilidad, cogía la misma dosis de confianza y empezaba a “investigar” el mundo por su cuenta. Cuando sólo daba vueltas y gateaba, todo lo que llegaba a su alcance se lo metía en la boca (lo sigue haciendo ahora pero menos). Era su forma de “conocer” su entorno pero había que estar ojo avizor para evitar peligros.

Cuando nos hemos querido dar cuenta, ha pasado gatear a andar y de andar a correr. Tambaleándose todavía, vale, pero corre con unos cambios de ritmo que despista al más pintado. Y tanto como corre él nos da la sensación de que ha corrido el tiempo.Porque, repasando fotos suyas de cuando tenía meses, sus rasgos, tan de niño ahora, eran de un bebote hace tan poco…

Por un lado te da pena porque, como te han asegurado antes todos tus amigos y conocidos, hay que aprovechar cada momento porque el tiempo pasa rápido.

Pasa rápido el primer gateo, la primera vez que se sienta solo, o que se pone de pie por primera vez, la primera palabra más o menos inteligible, el primer paso, la primera vez que te abraza o te da un beso.

el tiempo pasa muy rápido

Sería fantástico poder congelar esos momentos porque son únicos.Y eso es tener un niño, antes bebé, una sucesión de momentos únicos.

Lo malo es que esa sucesión adquiere un ritmo endiablado…

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.