El turno de palabra, aprender a respetarlo

Una vez que los pequeños empiezan a hablar, comentan todo, quieren opinar o preguntar sobre cada una de las dudas o temas que escuchan a su alrededor, desean contar y expresar cada una de sus emociones o sentimientos pero… ¿Cómo hacerles entender entonces que deben respetar el turno de palabra, que los demás también quieren hablar y que no pueden monopolizar las conversaciones?

turno de palabra

Aunque soy consciente de que hay niños a los que les cuesta hablar y expresar lo que sienten, en otros casos, hay pequeños torbellinos que no paran de hablar desde que abren los ojitos hasta que los cierran a la hora de dormir.

Es importante que los padres no les riñan constantemente o les manden callar, ya que, deben comprender que, una vez que el pequeño ha aprendido a comunicarse, lo que debe entender es que los demás también quieren opinar. Por ejemplo, a la hora de comer, todos los miembros de la familia quieren contar lo que han hecho y él no puede enfadarse si tiene que respetar que los demás también quieran hablar sobre sus experiencias del día.

Por ello, aunque no es necesario establecer un turno de palabra, sí que es importante que los padres enseñen a sus pequeños a respetar a otras personas cuando hablan, a no interrumpirles, e incluso a pedir el turno de palabra y entender que llegará su momento cuando la persona que esté hablando termine.

turno de palabra

Y es que, hay pequeños que se enfadan mucho y que sólo quieren hablar ellos, no les interesa escuchar lo que digan los demás. En este punto, es fundamental que vosotros les enseñéis la importancia de escuchar y lo mucho que pueden aprender cuando participan en una conversación, ya que la vida no es un continuo monólogo.

¿Qué hacer entonces? Como antes comenté es cierto que, tanto la hora del almuerzo, como por ejemplo la cena, son momentos ideales para ir educando a los pequeños en esta cuestión que no es más que la de aprender a respetar a los demás, en esta ocasión a la hora de hablar y conversar. En el caso de que a vuestros hijos les cueste comer, sean muy lentos, se entretengan, podréis elegir otro momento para hacer esta actividad.

turno de palabra

Así,  será divertido proponerles un juego cuando estéis todos juntos. Cada uno, podrá contar su día o lo que quiera en cinco minutos, por ejemplo, aunque es sólo un número aproximado y mientras que hable, los demás deberán escucharle y no interrumpirle. Una vez acabe su tiempo, el siguiente podrá explicar lo que quiera o si le apetece, opinar sobre lo que ha dicho su hermano o su papá, dando así su opinión. De este modo, aprenderán poco a poco a esperar y a entender que no sólo ellos pueden hablar sin más, que las conversaciones para que realmente sean interesantes y fructíferas, deben basarse en un intercambio de opiniones o en las que cada uno tenga su momento, mientras el resto les escucha.

Asimismo, al igual que en el colegio, podéis pedir a vuestros hijos que levanten la mano cuando quieran decir o preguntar algo en casa. Si tras numerosos intentos, no consigues que en casa tu pequeño sepa respetar los turnos, pídele que levante también la mano cuando quiera intervenir. Cuando ya aprenda a respetar el turno de palabra de los demás, poco a poco dejará este gesto que, aunque simple, a veces, les ayuda a comprender esta sencilla pero importante lección.

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada . Guarda el enlace permanente.