Embarazo múltiple ¡que vienen dos de un golpe!

Una de las cosas que nosotros pensamos cuando supimos por primera vez sobre nuestro embarazo es, qué pasaría si en lugar de uno venían más. Porque desde el número dos la cosa cambia.

embarazo múltiple

Lamentablemente (por la impaciencia y la espera) hasta que no se hace la ecografía, creo recordar, de la semana doce, no se sabe si viene uno o dos. Incluso, si de los dos futuros hermanos uno juega a ser Houdini, puede esconderse y dificultar la labor del ginecólogo de turno.

Dos de mis hermanos son mellizos.

Para empezar, habrá que explicar la diferencia entre gemelos y mellizos. Los gemelos van en una sola bolsa, son homocigóticos, producto de la fecundación de dos espermatozoides en un solo óvulo mientras que los mellizos van en bolsas separadas, son bicigóticos porque dos espermatozoides fecundan dos óvulos distintos. Esto significa que los gemelos idénticos comparten todo el material genético mientras que los mellizos, al venir de dos espermatozoides y dos óvulos, comparten cierto material genético común pero presentan diferencias. Tantas que pueden ser, perfectamente, de sexos diferentes.

          embarazo gemelos images-1

Existe el mito de que la probabilidad de tener gemelos se salta una generación. No es cierto.Sí parece que las mujeres con gemelos en sus ascendentes directos son más propensas a tener gemelos.

Y si son los padres los que tienen esos antecedentes gemelares, pueden transmitir su “don” a sus hijas, que podrían tener un embarazo de gemelos con más probabilidad.

Sin embargo, hay factores que no tienen que ver con la herencia y que pueden aumentar la probabilidad de tener gemelos. Que la futura madre tenga un índice de masa corporal inferior a 30, por ejemplo, produce una multiovulación que, lógicamente, da más cancha al fenómeno gemelar.

¡¡ embarazo de dos !!

En cuanto al embarazo de gemelos/mellizos en comparación con un único hijo no varía mucho salvo, claro está, que, aunque no vayan a ser volúmenes y pesos el doble de un embarazo único, no dejan de ser dos bebés desarrollándose con lo que las molestias (especialmente al final del embarazo) y los kilos adquiridos suelen ser mayores.Los problemas típicos causados por el peso (varices, dolores de espalda, etc.) se acentúan en este tipo de embarazos así como las náuseas, picores en la piel, acidez…

Para combatirlo, la hidratación constante es fundamental, una buena alimentación y, sobre todo, todo el descanso y relajación que sea necesaria. Ya habrá tiempo para ponerse nerviosos, cuando estén los dos (o más…) correteando por ahí.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.