Episiotomía. ¿Cómo prevenirla? ¿Cómo cuidarla?

Episiotomía. Ya solo escuchar la palabra asusta, ¿verdad? Ni se te ocurra buscar en Google imágenes porque te dará un patatús. Una de las pesadillas a las que nos enfrentamos las mujeres en el momento del parto. Porque aunque afortunadamente se trata de una práctica que cada vez se realiza menos (antes de forma rutinaria y sistemática), aún se sigue efectuando en un elevado porcentaje en nuestro país.

No en vano, la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda que:

“la práctica de la episiotomía ha de ser restrictiva, limitada únicamente a los casos en que a criterio de quien asiste el parto, se considere necesaria”.

Episiotomía

¿Qué es exactamente una episiotomía?

Se llama así al corte efectuado en el periné de la mujer, entre la entrada de la vagina y el ano, que se realiza en el momento del expulsivo, la última fase del parto, para evitar desgarros en los tejidos y facilitar la salida del bebé.

“Un cortecito de nada”, como lo denominan a veces en el propio paritorio (doy fe de ello), pero que tiene bastantes secuelas para la mujer:

- Riesgo alto de infección de los puntos

- Imposibilidad de sentarse cómodamente en los días posteriores al parto

- Molestias a la hora de mantener relaciones sexuales, una vez la herida ha cicatrizado.

¿Se puede prevenir la episiotomía?

En teoría sí. Puedes darte masajes con aceite de rosa mosqueta en el periné para aportar elasticidad a los tejidos y minimizar el riesgo de desgarros. Pero si durante el parto consideran que es necesario hacerla, la harán.

¿Duele?

En el momento en el que la realizan no. Si estás bajo los efectos de la anestesia epidural no sentirás nada. Y si no, te pondrán un analgésico para evitar el dolor del corte y de los puntos.

¿Cómo cuidar la herida?

Es importante lavarla cada día con agua y jabón, que sea lo más natural posible. No, no hay que frotarla, con dar pequeños toquecitos con la mano o la esponja impregnada con jabón es suficiente. Después aclarar con el agua de la ducha y listo.

A la hora de secarte, hacerlo con una toalla suave, a modo de toquecitos.

Hay también en el mercado geles especiales para el lavado de la episiotomía de venta en farmacias.

Debes mantener la herida lo más seca posible, por eso se recomienda que te cambies la compresa maternal con frecuencia.

Y lo más importante, ¿cuándo se caen los puntos?

Suelen durar entre una semana y diez días. A medida que pasen las jornadas comenzarás a notar que te tiran: se están secando. Se caerán solos, a veces sin que te enteres.

Tranquila, futura mamá. Piensa que, aunque recurran a la episiotomía, tener a tu bebé en brazos hará que todo haya merecido la pena.

¿Cómo fue tu parto? ¿Te practicaron una episiotomía?

 Diario de una mami

 

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Parto y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.