Errores de Mamá Primeriza

La mamá primeriza vive con gran ilusión cada uno de los momentos del embarazo, desde que conoce la noticia, hasta que finalmente le ve la carita a su pequeño. Sin embargo, también es cierto que el hecho de ser mamá por primera vez hace que le asalten muchas dudas y por supuesto que cometa algunos errores, fruto precisamente de esa inexperiencia. Aun así, no significa que sean peores madres, es sólo que necesitan práctica para hacerlo todo a la perfección.

mamá primerizaEn primer lugar, deben tener en cuenta que nadie nace sabiendo hacerlo todo y que el hecho de tener dudas sobre cómo cambiar un pañal o no saber qué hacer cuando el bebé empieza a llorar es algo lógico y natural. Por ello, eso no debe hacer que duden acerca de su capacidad de ser unas excelentes mamás, ya que, sí que lo sois, sólo es cuestión de pillarle el truco y tener confianza en sí misma.

Además, aunque el hecho de que los demás te aconsejen puede ser muy útil y sacarte en más de una ocasión de un apuro, tampoco debes dejarte llevar por todo lo que te dicen, ya que, cada pequeño es diferente y tú serás la que tengas la última palabra. De este modo, si consideras que tu bebé llora demasiado, por ejemplo, y crees conveniente acudir a su pediatra, hazlo, a pesar de que personas cercanas te digan que no le des importancia. Debes saber qué consejos coger y qué otros descartar.

No obstante, tampoco deberás poner a tu bebé en una burbuja o tenerle entre algodones. ¿A qué me refiero con ello? A que, aunque es totalmente lógico que quieras cuidarle y protegerle a todas horas, no habrás de negarte a que los demás lo cojan en brazos o le hagan una caricia, todo ello por miedo a que le hagan daño. Debes entender que la sobreprotección tampoco es positiva, ya que no debes aislarlo del mundo real.

mamá primerizaEsa sobreprotección también suele manifestarse en otros comportamientos como el hecho de abrigarlo en exceso. Una de las mayores dudas que tienen las madres es la de no saber si sus pequeños tienen frio o calor, por ello, a veces, se exceden y los extremos tampoco son buenos. De este modo, si en casa, hay una temperatura que ronda los 22 grados, no será necesario que lo abrigues demasiado, será suficiente con un pelele de algodón. Además para comprobar que está bien, podrás tocarle sus pies o manos. De este modo, si están fríos, abrígale un poco más, aunque si por el contrario notas que está sudando por la zona del cuello, será necesario que le quites alguna prenda.

En relación a la higiene, hay mamás que también se equivocan al principio con este tema, ya que, por ejemplo, no deberás bañar al bebé varias veces al día, ya que su piel es muy sensible. Del mismo modo, aunque en sus primeros meses, deberás esterilizar todo lo que entre en contacto con el bebé, a partir de que cumpla los cuatro meses podrás empezar a bajar la guardia con este tema. Sí que es importante que limpies lo que el bebé toca pero sin necesidad de esterilizarlo todo. Aunque es normal que la mamá primeriza tenga miedo a infecciones o a que su hijo se ponga enfermo, es necesario también que su cuerpo desarrolle defensas.

mamá primerizaSin duda, tampoco será necesario que esté siempre en entornos donde no haya ni un ruido o muy poca luz. De hecho, si durante el día escucha ruidos y percibe la luz del sol, le costará menos distinguir entre el día y la noche. El pequeño debe aprender a vivir fuera del vientre materno.

La comida tampoco debe obsesionarte. Aunque normalmente el pediatra te indicará unos tiempos para darle el pecho o el biberón, si el bebé necesita comer antes, no deberás hacerle esperar ni tampoco obligarle a comer si en ese momento no quiere.

Y por supuesto, otro de los errores es el de pensar en que ya estás en un segundo plano y que sólo tienes que preocuparte de tu bebé. No es así, la mamá debe pensar en ella y en cuidarse también, ya que si no lo hace llegará un momento en el que le rinda el cansancio.

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.