Evitar las discusiones delante los hijos

Todos los padres deberían evitar las discusiones evitar las discusiones delante los hijos.  Es cierto que a veces las discusiones, siempre dentro de los límites, sirven para intercambiar opiniones y emociones y pueden ayudarnos a entender ciertas cuestiones y a ponerles solución si se habían convertido en un problema. También es cierto que hay discusiones que se producen a raíz de temas sin importancia, que no van hacia ninguna parte y éstas son las que se deben evitar. Además, más allá de esta reflexión que acabo de hacer, paremos a pensar en lo desagradable y violento que resulta ver a dos personas discutir, escuchar sus gritos… y a continuación pensad en cómo debe ser esta situación para un pequeño.evitar las discusiones delante de los hijos

Sin duda, aunque en todas las parejas o matrimonios, hay momentos en los que se choca en algún punto, hay falta de entendimiento o acuerdo en cuanto a un tema y se provoca alguna discusión, es importante que no estén los niños presentes, ya que estas situaciones tan negativas pueden llegar a influir, tanto en su desarrollo personal como por supuesto emocional.

Los pequeños son más sensibles que nosotros, tienen a su alrededor un mundo que a veces ni siquiera comprenden y el hecho de que sus padres en concreto sean los protagonistas de esta situación les hace sentirse mal, enfadarse también, agobiarse…

evitar las discusiones delante de los hijos

 

De hecho, durante sus primeros años, el centro de su mundo son sus padres y en especial su mamá, por lo que verles en este estado, les afectará más de lo que algunos padres piensan. De hecho, desde que nacen hasta que cumplen aproximadamente los dos añitos es cuando los pequeños necesitan más atenciones y cariño, por lo que es importante procurarles un ambiente tranquilo, acogedor, en el que se sientan queridos.  De hecho, si por el contrario, crece en un hogar en el que hay continuas peleas entre sus padres, esto influirá negativamente en su carácter y personalidad. De hecho, así lo han demostrado los especialistas, afirmando que aquellos pequeños que nacen en ambientes donde las discusiones o enfrentamientos son constantes, en el futuro, acaban siendo niños agresivos, impacientes y que se alteran con facilidad, así como personas con dificultades para relacionarse, así como con baja autoestima e inseguridad.

Hay algunos casos en que incluso puede llegar a influir en su salud, ya que, la tensión y el nerviosismo que les producen estas situaciones pueden provocarles dolores de cabeza, problemas de atención y concentración e incluso dificultades para conciliar el sueño o terrores nocturnos, así como pesadillas.  Tampoco es extraño que esto acabe influyendo en su rendimiento escolar, negándose, por ejemplo, a ir al colegio o no prestando atención a sus deberes, entre otras cosas.

evitar las discusiones delante de los hijos

Es importante que entendáis que los padres debéis evitar las discusiones delante los hijos porque sois modelos para ellos y que repetirán las conductas que aprendan en casa, especialmente en sus edades más vulnerables, es decir, cuando son más pequeños. Por ello, es fundamental que seáis conscientes de cómo estos comportamientos ante el niño pueden acabar influyendo en su futuro, en cómo serán cuando sean mayores, en función de esa base educativa que han adquirido.

Si estás de acuerdo con lo que te hemos contado en este post, compártelo en Facebook y dale a “Me gusta”. Gracias

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.