Expulsada de la Alhambra por dar el pecho a su bebé

Ayer saltaba a los medios de comunicación la noticia de una mujer increpada y expulsada de la Alhambra por parte de una auxiliar de seguridad del monumento por dar el pecho a su bebé.

Dar el pecho

Según dicha auxiliar, el reglamento interno de la Alhambra prohíbe la lactancia en público dentro de sus muros, norma desmentida totalmente por su director, quien ha asegurado que se tomarán las medidas oportunas para que actos así no vuelvan a ocurrir.

Como mujer y madre lactante me indignan estas cosas, que no es la primera vez que suceden.

A nadie, en su sano juicio, le gusta enseñar ciertas partes íntimas de su cuerpo en plena calle. No me gusta descubrirme un pecho en un banco del parque o en cualquier otro lugar, como a ninguna otra persona le gustaría perder los pantalones y enseñar sus vergüenzas. Pero si mi hija quiere mamar, lo hago encantada. Aunque me miren, me señalen y me critiquen por la espalda. ¿Estoy haciendo algo malo por dar el pecho a mi hija? ¿Soy una exhibicionista? No, para nada.

¿Por qué la lactancia tiene tan mala prensa? ¿Por qué nos escandalizamos por ver a una madre con un pecho descubierto y no pasa nada por las continuas imágenes de violencia que nos acompañan en la televisión mientras comemos o cenamos tranquilamente en casa? ¿Por qué no pasa nada si una marquesina de autobús presenta a una chica ligerita de ropa en actitud insinuante y, en cambio, nos parece que una mujer amamantando a su hijo está llevando a cabo un acto ofensivo e indecoroso? Desde luego, en ocasiones el ser humano es de todo menos humano.

Por otro lado, parece que se nos ha olvidado que…

Dar el pecho es una forma de alimentar a un niño

A un bebé no se le puede explicar que se espere a llegar a casa para comer. Si tiene hambre hay que alimentarle. Tan simple y fácil como eso. ¿O acaso debemos dejarle llorar hasta que nos venga bien darle algo de comer, aunque sepamos que faltan aún un par de horas para llegar a un lugar “amigo de la lactancia”?

¿Por qué no se ponen pegas para calentar un biberón o un tarro con puré de verduras y nos llevamos las manos a la cabeza porque una madre dé el pecho a su hijo? ¿Acaso le está haciendo daño a alguien? ¿Acaso está protagonizando una escena escandalosa?

Quizá la pregunta se la deberíamos hacer a aquellos que sexualizan un acto tan natural como dar el pecho a un niño.

Respetemos los derechos de los niños. Son el futuro de este país que parece que ha perdido el norte.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.