Falsos mitos sobre la lactancia materna

Lactancia

La lactancia materna parece tener muy mala prensa, a pesar de ser el mejor alimento para el bebé. Por eso no es de extrañar que muchas mamás se planteen no dar el pecho, agobiadas por escuchar a cada rato opiniones del tipo “Tu leche no alimenta”.

Hoy quiero hacer una recopilación de falsos mitos acerca de la lactancia materna para contribuir a desterrarlos para siempre. Y todos desde mi experiencia como madre que ha tenido que hacer oídos sordos a muchos de ellos. Los dividiré en 3 posts porque el tema tiene mucha teta. ;)

 5 falsos mitos sobre la lactancia

  1. Dar el pecho duele. Duele si existe algún problema de agarre del bebé o una mastitis ocasionada por esto mismo, por ejemplo. En condiciones óptimas, amamantar a tu bebé no es doloroso. Como mucho sentirás unas cosquillitas. ;) Si te duele, busca ayuda en alguno de los grupos de apoyo a la lactancia a los que hacía referencia en este post.
  2. Los bebés alimentados con leche materna engordan menos. Depende de los casos. Aquí la genética hace mucho. Es cierto que la leche de fórmula contiene más grasa, de ahí que los niños alimentados con ella tiendan a estar más rellenitos. Pero he conocido a muchos otros con lactancia materna exclusiva la mar de rollizos. ;) De todas formas, lo importante es que el bebé esté sano, no el percentil en el que se encuentre ni los kilos que pese.
  3. Hay que dar el pecho cada 3 horas. No, hay que dar el pecho a demanda, cuando el bebé lo reclame, ya sea por hambre, ya sea para calmarse. A veces habrán pasado 3 horas; otras veces 4 y en ocasiones menos de una hora. Nosotros los adultos no tenemos hambre cada 3 horas exactas. Si hemos llenado mucho el estómago puede que no tengamos ganas de comer hasta las 4 horas, pero quizá hemos picoteado algo y necesitamos completar con algo más a la media hora. Los bebés igual. Son personitas como nosotros. ;)
  4. Tu leche no alimenta lo suficiente. Por eso se queda con hambre y llora. Todas las madres producen leche que alimenta. Es lo natural y, si no, nos habríamos extinguido hace muchos millones de años. Un bebé llora por muchos motivos, no solo por hambre. Y si tiene un poco más de hambre, ¿por qué no ofrecerle el pecho de nuevo?
  5.  Tu leche es mala. Yo solía darle la vuelta a esta cantinela cada vez que la escuchaba y me decía a mí misma: “La que tienes mala leche, pero mucha, eres tú”. ;) La leche que produce una mujer nunca jamás es mala. Cada mililitro es oro líquido.

 Y hasta aquí los falsos mitos de hoy. Mañana seguiremos con más.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.