Embarazada, un hecho natural en la mujer. La figura en el embarazo, de tabú a orgullo

Han pasado veintitrés años (¡¡¡veintitrés!!!) desde que Demi Moore rompiese en pedazos la frontera entre el tabú y el orgullo en una embarazada. Dichos límites no eran menores, que la presión social por mantener el embarazo en el círculo más íntimo del hogar y de la vida familiar era aplastante.

embarazada demi_moore_pregant_pose_vanity

Su aparición en el año 1991 en la portada de la revista Vanity Fair, embarazada y totalmente desnuda, sin duda, marcó un antes y un después en la visión que el mundo tenía (tiene) del hecho natural del embarazo en la mujer.

Además, le proporcionó una notoriedad que le ayudó en su carrera profesional.

La foto en sí misma, desde mi punto de vista, fue hecha con una exquisitez extraordinaria. Quería mostrar en su esplendor la consecución de curvas de una mujer embarazada pero sin mostrar nada que pudiera dañar la sensibilidad del espectador (si es que alguien se puede sentir agredido por tal manifestación).

Desde entonces, muchas otras famosas de allende los mares la han imitado (Cindy Crawdford, Christina Aguilera, Britney Spears o Shakira, más recientemente) pero también europeas (Claudia Schiffer a sus espléndidos cuarenta) e incluso españolas (¡Olé por Paz Vega!) y otras publicaciones también se han subido al carro (Elle, Rolling Stone…) lo que parece demostrar que esta “moda” ha venido para quedarse porque vende.

Pero independientemente del éxito económico de la idea, supone un paso sociológico importante que también va calando en la población, digamos, “normal”.

nude embarazada

Cada vez es más común ver a la mujer embarazada, elegante aunque informalmente vestida, con un top que muestra al aire toda su tripa de muchos meses de embarazo o admirar su figura en la playa gracias a minúsculos bikinis cuando antes eran bañadores de cuerpo entero casi lo que se llevaba.

El caso es que lo que siempre había sido considerado algo que las mujeres debían mantener en la intimidad que, sí, era motivo de felicidad pero no de alarde físico se ha tornado en algo mágicamente atractivo.

Yo, personalmente, creo que todos hemos ganado con el cambio. La belleza que muestra una mujer embarazada no debería esconderse tras vestimentas propias de Demis Roussos y dejarse ver para que todos disfrutemos de las maravillosas curvas de una nueva vida en ciernes es para darnos la enhorabuena.

 paz vega embarazada

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.