Forzar a los y las peques a compartir

Los Reyes me han traído una chaqueta nueva, verde, que me queda genial y me encanta. Esta tarde, cuando he ido a dar un taller de ganchillo, me ha dicho la directora del centro cívico que hoy era el día de “patio de regalos” y que debía intercambiar durante un tiempo lo que me habían traído los Reyes con otras mujeres y ellas conmigo.

Me he quedado un poco cohibida, porque me gusta mucho mi chaqueta recién estrenada y no me hace ninguna gracia compartirla con otra mujer, prefiero que cada una siga con sus regalos de Reyes sin tener que compartir nada, a no ser que seamos nosotras las que lo decidamos…pero esas son las normas del centro, así que me veo obligada a desprenderme de mi preciosa y adorada chaqueta mientras veo con disgusto como otras mujeres se la van probando y se la van pasando de unas a otras.

¿Os parecen bien estas normas de compartir del centro?

Bien, pues eso es lo que hacen en muchas escuelas, sea después de Reyes o como norma general y rutina una vez por semana. obligar a compartir

¿Qué ocurre? Que las primeras veces los y las peques llevan entusiasmados sus juguetes pero, después de aprender de la maravillosa experiencia de compartir de forma obligada, y no voluntaria, que es bien distinto, estudian al detalle el juguete que menos gracia le haga, que menos probabilidad tenga de romperse o de perder alguna pieza, escogiendo éste para no correr el riesgo de sentir de nuevo el disgusto aprendido en ocasiones anteriores.

¿Eso es positivo? ¿Forzar a compartir está bien? Yo no comparto mi móvil con nadie, ni mi bolso, como explica el pediatra Carlos González en uno de sus libros. Yo comparto lo que a mí me apetece y cuando me apetece.

¿Y tú? ¿Compartes?

 

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.