Frases que no deberás decir nunca a tus hijos

A veces también los padres se confunden con sus hijos. La educación de éstos es, sin duda, una tarea más que loable y es lógico también que a veces los padres se dejen llevar por las emociones y olviden lo racional, cometiendo algunos errores y pronunciando frases que no deberás decir nunca a tus hijos.

Así, a continuación paso a hacer un repaso por algunas frases o comentarios que impulsivamente a veces dicen los papás y mamás y que, no tienen sino un valor contraproducente.

Frases que no deberás decir nunca a tus hijos

Es el caso de “Verás cuando venga tu padre/tu madre”. Seguro que muchos habréis dicho alguna vez este comentario o amenazado con ello, e incluso puede que cuando fuerais pequeños también os lo dijeran vuestros padres. Sin embargo, creo que decirle esto al pequeño, no hace sino perder autoridad ante él, ya que, ¿por qué su padre o madre es más severo o estricto que el otro? Lo cierto es que es importante que ambos seáis iguales ante vuestro hijo, que le eduquéis en la misma línea, que os respete por igual, ya que, finalmente uno será el ogro de la familia y el otro, el bueno o aquel que no es respetado.

Frases que no deberás decir nunca a tus hijos

Otra de las frases que no deberás decir nunca a tus hijos en el caso de que tengas varios o en relación a otros compañeros o amigos, es “¿Por qué no eres tan bueno como tu hermano?” o “¿Por qué no eres tan listo como tu amigo?”. Más allá de conseguir que el pequeño se porte mejor o se esfuerce, le caerá como un jarro de agua fría, afectando a su autoestima. Se sentirá inferior a los demás y esto, si se reitera y se mantiene, puede acabar provocando un problema al pequeño, que se sentirá poco valorado y le afectará mucho porque viene de boca de sus padres.

Frases que no deberás decir nunca a tus hijos

Tampoco es conveniente hacer promesas que nunca se cumplirán, del tipo, “Si haces esto, te llevaré a Disneyland Paris”. Aunque a veces os encontréis desesperados y no sepáis cómo convencerle para entrar en razón, no le prometáis algo que sabéis de antemano que quizás no podréis cumplirlo. Por el contrario, animadle con otros planes más factibles y que no provocarán la frustración del pequeño y la pérdida de confianza en vuestra palabra.

Asimismo, estos comentarios a veces no van dirigidos a los niños, sino que se hacen a otras personas, pero sí refiriéndose a los pequeños. Son los del tipo “Este niño sólo me da disgustos” o “no sé qué voy a hacer con él para que se porte bien”. Aunque a veces son fruto de la preocupación de no saber cómo conseguir que sean más obedientes o atentos, o quizás estudiosos, lo cierto es que el pequeño al escuchar estos comentarios también se sentirá ridiculizado y esto, más allá de hacer que mejore su comportamiento, puede que incluso se vuelva más rebeldes o ese comentario le produzca pena y tristeza de ver a sus padres hablar de él de ese modo.

Frases que no deberás decir nunca a tus hijos

Por supuesto, tampoco es muy acertado el chantaje emocional, diciéndole “si me quisieras, te portarías mejor” o “si fueras un niño bueno, mamá o papá te querría más”. No es conveniente jugar con estos sentimientos, ya que, los pequeños deben aprender a cumplir sus deberes y sus obligaciones, entendiendo que todos las tenemos y que forman parte de su vida, al igual que tener derechos y privilegios.  No les confundáis. Explicadles el por qué de hacer tal cosa o la otra, como parte de normas o deberes establecidos, sin relacionarlo con el amor que os profesa o le profesáis.

Si os gusta este post, compartidlo en Facebook, Google+… GRACIAS

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.