Gastroenteritis infantil. Cuidados necesarios si tu bebé la sufre

Me temo que mi hijo ha pillado la gastroenteritis infantil.

gastroenteritis bebés

También se llama gripe estomacal aunque el virus que la produce no es el de la gripe. Sin embargo, como los síntomas son similares se le da ese nombre.

Se produce una inflamación de las paredes del tubo digestivo (de ahí la terminación “-itis”, que significa inflamación) y provoca en el pequeño síntomas cómo vómitos, fiebre, diarrea, escalofríos, dolores musculares… lo que ha pasado nuestro niño estos últimos días… ¡¡¡y lo que empiezo a sentir yo hoy!!!

Gastroenteritis infantil

Porque hay que tener muchísimo cuidado, la gastroenteritis es muy contagiosa. Lo ha podido pillar mi hijo fácilmente en la guardería porque cualquier contacto con cubiertos que no estuvieran perfectamente limpios (o usados por otros niños que tuvieran el virus y no demostraran la enfermedad, que también puede ser) o un vaso o un juguete o que haya tocado sin que se diera cuanta la profe algún pañal de un niño con la enfermedad y se haya llevado luego la manita a la boca…

Todo eso es suficiente para que contraiga la Gastroenteritis Infantil.

Ayer, el pobrecito, una vez superados los vómitos y la fiebre de estos días atrás, ayer por la tarde se vio sorprendido por una diarrea que hasta el mismo nos pedía entrar en casa para cambiarle.

gastroenteritis infantil

Suele conllevar esta enfermedad también irritabilidad, falta de apetito y, algo muy importante que hay que combatir, deshidratación. Así que son fundamentales dos cosas:

  • Limpieza de manos y de cualquier objeto que esté en contacto con el niño (para evitar contagios al resto de la familia).
  • Proporcionarle hidratación. Hay que dársela aunque no la quiera a priori porque la deshidratación severa si puede llevar a extremos mucho más graves y desagradables.

En el caso de que hay fiebre alta, por encima de los 38 grados centígrados, conviene suministrarle la dosis que le corresponda (en función de su peso corporal) de un antitérmico.

Y mucha paciencia… por él y por los padres.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.