Caídas y golpes en la cabeza en niños. ¿Cuándo acudir al hospital?

Golpes en la cabeza

Es inevitable: los niños se caen. Por mucho cuidado que pongas, por mucho que les vigiles, a veces van al suelo, sin que puedas interceptarles.

Por norma general, estas caídas no tienen importancia, más allá de unos rasguños o unos arañazos. Forman parte de su aprendizaje ante la vida. Tienen que levantarse y continuar con lo que estaban haciendo. Pero en ocasiones se hacen daño, como todo hijo de vecino.

Uno de los golpes que más me preocupan, como a cualquier otra madre o padre, son los producidos en la cabeza. Una no sabe si salir corriendo a urgencias o continuar con la vida normal.

Hace unos días mi hija se escurrió con un juguete y al caer se golpeó en la cabeza con un mueble. Fue algo leve. De hecho no encontré ninguna marca ni moratón, pero en los minutos posteriores, después de calmarla, comencé a notarla muy somnolienta. Ante la duda, decidí acercarme al hospital. De camino vomitó, no sé si por las flemas o a causa del mismo golpe.

Una vez allí, la exploración neurológica fue normal: le fueron pidiendo que siguiera las luces, que cogiera diversos objetos con cada una de las manos y que caminara hacia un lado y al otro. Nos quedamos en observación unas horas a raíz del vómito y una vez hubo comido y vieron que estaba bien, nos fuimos para casa.

Antes de salir, junto con el informe médico, nos dieron una hoja informativa con recomendaciones a seguir en casa al sufrir un traumatismo craneoencefálico (se denomina así a los golpes en la cabeza) y cuándo acudir a urgencias.

Golpes en la cabeza. ¿Cuándo acudir a urgencias?

En primer lugar hay que destacar, según me informaron en el hospital, que tras un golpe es relativamente normal que un niño esté algo confuso, sienta dolor en la cabeza o incluso vomite. Ahora bien, es conveniente observar al pequeño durante las 24 horas siguientes por si estos síntomas se agravan.

También hay que prestar atención y acudir inmediatamente al hospital si:

- Sale sangre o líquido claro por los oídos o la nariz.

- El niño está irritable o cuesta mucho despertarle. Recomiendan que tras un golpe en la cabeza no dejemos dormir al niño más de 4 ó 5 horas durante las siguientes 24 horas.

- Sus movimientos son anormales, camina con dificultad, siente hormigueo o debilidad en brazos o piernas, tiene las pupilas de diferente tamaño o habla o ve mal.

- Observamos cualquier otro síntoma que nos haga pensar que algo no va bien.

Para terminar, una nota de optimismo: la mayoría de golpes en la cabeza no revisten gravedad. Pero debemos estar atentos ante cualquier cosa extraña que veamos, sobre todo durante las siguientes 24 horas de producirse el accidente.

Si te ha gustado el post, ¿por qué no compartirlo en tus redes sociales? ;)

Diario de una mami

 

 

avatar

Acerca de Diario de una mami

diariodeunamami.com
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.