Grietas del Pezón 2

SOL: es bueno que te de el sol en el pecho, durante unos 10/15 minutos diarios siempre que se pueda. Ponte en casa, cerca de una ventana y tras la mamada, deja que el sol y el aire seque el pecho.

NO LAVES EL PECHO TRAS CADA TOMA: En el pecho hay unos bultitos llamados glándulas de Montgomery, que se encargan de lubricar y mantener protegidos al pezón para la succión. Si lavamos constantemente, esta protección se elimina. Por lo que bastará con la ducha diaria, para lavar el pecho. No más lavados.

QUITA EL VACÍO DEL PECHO PARA SEPARAR AL BEBÉ DEL PEZÓN: Al terminar la toma, para eliminar el vacío, introduce tu dedo entre la comisura

gritas en el pezon

de la boca del bebé, así no hará daño al terminar la succión.

EN CASO DE CREMAS… Ante todo comentar que las cremas no son curativas, pero pueden hidratar, y producir sensación de alivio al ponerlas. Las más utilizadas son las de lanolina pura (Purelan entre otras),que, tiene la ventaja de que no hay que retirarla del pezón antes de que el bebé mame. También dan buenos resultados las pomadas que contengan caléndula.

DEJARSE UN POCO DE LECHE SOBRE LOS PEZONES: y dejarlos secar con ellas.

 

En caso de que las grietas continúen y no mejoren a pesar de realizar todas las medidas comentadas, puede ser que tengas una infección instaurada, por ello es conveniente acudir a la matrona o al ginecólogo para que realicen un cultivo de la leche y de la grieta y poder ver si tiene alguna bacteria que te genere la infección. En estos casos no es adecuado que dejes unas gotitas de leche sobre las grietas, ya que puede que se reinfecten.

Por otro lado podemos encontrarnos con la situación de que el bebé tenga un problema de falta de movilidad de la lengua, por un frenillo corto, o FRENILLO anquiloglosia. En este caso es un profesional el que debe valorar si es adecuado cortarlo, o si no es necesario, porque no incapacita al bebé para la succión correcta. No todos los frenillos son iguales, ni se tratan igual.

La acción de tirar del pecho con los dedos puestos en tijera alrededor de la areola, para que el bebé pueda respirar cuando está mamando, también puede provocar grietas, ya que dificulta la succión y produce tiraje de la piel del pezón. Los recién nacidos son chatos para poder respirar mientras están mamando, ya que su nariz se acopla al pecho de tal forma, que los orificios nasales quedan libres por los laterales y pueden respirar perfectamente. Si no serán ellos mismos los que se separen del pecho para poder respirar.

No dudes nunca acudir a tu matrona para que te facilite información y te asesore en prácticas adecuadas para favorecer la cura de las grietas. En caso de estar muy doloridas, podéis sacaros la leche con un sacaleches en algunas tomas, para dejar descansar el pezón unas horas.

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Lactancia, Salud. Guarda el enlace permanente.