Grietas en el Pezón – 1

Al principio la lactancia puede hacerse dura, bien por la falta de información, por los falsos mitos que escuchamos a nuestro alrededor, o por el agobio con todos los cambios tras el nacimiento del bebé. A pesar de tratarse de un proceso fisiológico y natural, pueden surgir problemas, que dificulten el disfrute pleno de la lactancia. Al igual que vamos al médico cuando tenemos una dolencia de cualquier tipo, debéis visitar a vuestra matrona con cualquier problema o duda que tengáis relacionado con la lactancia. Vamos a hablar en este post de las temidas grietas.

 

¿PORQUÉ APARECEN LAS GRIETAS?

La principal razón por la que aparecen las grietas en el pezón, es la mala postura al mamar el bebé, esto hace que no se succione de manera correcta y puedan dañarse los pezones. No hay ningún remedio infalible para poder evitar las grietas antes de comenzar con la lactancia, ni siquiera ponerse cremas de manera preventiva, la única forma de evitar que aparezcan, es tener una buena succión, y para eso lo principal BUENA POSTURA AL MAMAR. Hay varias posturas de lactancias, pero todas deben coincidir en:

-          Que la postura sea cómoda para ti: puedes estar bastante tiempo con el niño al pecho, y si estás incómoda, se hace duro.

-          Que la barriga del bebé pegue con tu barriga, que no sea la cabeza la que está mirando hacia la areola, y el cuerpo no.

-          Que sea el niño el que vaya hacia el pecho, no el pecho el que vaya hacia el niño.

-          Que el bebé succione de la areola, NUNCA del pezón solo, ya que es la primera causa de generar grietas y no conseguir una buena succión.

-          Que el bebé esté cogiendo bien la areola. Recordar que no es el pezón del que succiona, sino de la areola. Para comprobar que lo está haciendo bien, una de los signos, es ver que tiene los labios evertidos hacia fuera.

-          No pinzar nunca el pecho en forma de tijera, ya que puedes tirar del pezón así, y dificultar la succión y producir grietas. Pon la mano en forma de C en caso de querer sujetar el pecho.

-          En caso de tener grietas, empezar a mamar por el pecho menos dolorido, ya que el bebé al tener más hambre, lo cogerá con más ganas, y es preferible que lo haga en el pecho menos dolorido.

 

Además de la buena postura al mamar, podemos tomar otras medidas para favorecer la curación de las grietas:

AIRE: Los pezones deben estar secos, y en la medida de lo posible, expuestos al aire. Lo ideal es que después de mamar, dejes secarlos al aire, o evitar ponerles mientras estés en casa, los discos absorbentes que se utilizan para no manchar la ropa con las pérdidas de leche. Estos, al ser impermeables, hace que los pezones se queden húmedos, y si el pecho no está seco, las grietas tardan más en curarse. Mientras estás en casa, usa mejor camisetas de algodón. Además para favorecer que los pezones estén secos, puedes usar las CONCHAS AIREADORAS, que hacen que no estén en contacto directo con el sujetador.

avatar
Esta entrada fue publicada en Post Parto, Salud. Guarda el enlace permanente.