Gritar a los niños, NO GRACIAS

A veces, todos caemos en el error de gritar a los niños como si pensáramos que eso que decimos cobra mayor importancia por el absurdo hecho de que va dicho en un tono muy elevado. Y es que hay hogares en que padres e hijos se comunican a gritos y es gritar-a-los-niños-no-graciasimportante que sean los primeros los que controlen la situación y sirvan de ejemplo a los pequeños, ya que los gritar a los niño no es, en ningún caso, la solución a un problema.

De este modo, es fundamental que los padres comprendan la importancia de evitar que
sus hijos crezcan en un entorno donde los gritos son protagonistas
, ya que, aunque aparentemente no tienen mayor importancia, sí que pueden llegar a influir en su estado psicológico.

Y es que gritar a los niños, normalmente va acompañado de palabras desagradables, castigos, reprimendas… Son formas agresivas de expresar ideas u ordenes.

En definitiva crean situaciones que no son en ningún caso beneficiosas para un pequeño, ya que, ante ello, puede que tu hijo sienta miedo, tristeza e incluso impotencia.

De este modo, ¿por qué no paramos por un segundo y eso mismo que estamosgritar-a-los-niños-consecuencias diciendo a gritos lo decimos de otro modo? No está escrito en ninguna parte que al chillar o gritar a los niños obtengamos con mayor eficacia lo que queremos, que consigamos que de un día para otro los pequeños hagan lo que se les pide, sino todo lo contrario, un niño que vive en un hogar con este tipo de conductas puede llegar a tener problemas de autoestima, entre otros.

Una persona que grita, en el supuesto de que dijera cosas agradables que no es lo que se dice, pero aún así, al hacerlo de esta forma mostraría una actitud negativa, agresiva, de rudeza… Es una realidad, además de que los gritos van acompañados de gestos que también apoyan esa agresividad. 

gritar-a-los-niños-lenguaje-no-verbal

Asimismo, ¿no os ha pasado alguna vez que habéis escuchado a un pequeño que todo lo que dice lo hace gritando? No es más que el reflejo de lo que ve en sus padres. De ahí la importancia de que seáis ejemplo para ellos, que les eduquéis en un entorno en el que no predominen los gritos, sino que haya una comunicación sana, por decirlo de algún modo y que, aunque os enfadéis les habléis sin caer en esos impulsos. Es mejor respirar y decir lo mismo pero sin necesidad de esas formas. De este modo plantéate si es tu caso un nuevo propósito para este año: poner freno a gritar a los niños en casa.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.