Hipoacusia Infantil, pruebas para valorar los problemas de audición en Niños

Hipoacusia Infantil ¿Qué tipo de pruebas se les hace?

hipoacusia

Hay 2 tipos de pruebas:

  • Las emisiones otoacústicas.
  • Potenciales auditivos evocados del tronco cerebral.

Las Emisiones Otoacústicas se hacen poniendo un pequeño adaptador en el conducto auditivo, que emite unos sonidos y recoge las respuestas que se generan en una Hipoacusia_001zona del oído interno llamada Cóclea.

Para los Potenciales Evocados, se colocan unos sensores en el cuero cabelludo del niño, que recogen la actividad eléctrica generada en el oído y en el cerebro en respuesta a estímulos sonoros que se emiten desde unos auriculares.

Ninguna de las dos pruebas causa molestias en el niño. Se deben realizar cuando el bebé está tranquilo o durmiendo.Hipoacusia_002

Lo habitual es que lo hagan en la Maternidad, en las primeras 24 – 48 horas de vida, antes del alta del Hospital, pero si esto no es posible debe ser realizada en el primer mes de vida.

Si el resultado de la prueba es normal, quiere decir que el niño oye bien en ese momento. La hipoacusia infantil o sorderas permanentes están presentes al nacer casi siempre, pero algunas se desarrollan más tarde. Por ello, hay que estar atentos y ante cualquier signo de sospecha de dificultad para oír hay que consultar con el pediatra, aunque haya pasado la prueba al nacimiento.Hipoacusia_003

Si el pediatra confirma o sospecha que el niño oye mal, os enviará al Otorrinolaringólogo (ORL), quien le hará un estudio más detallado que confirme o descarte la existencia o no de algún problema.

La prueba de la maternidad no es definitiva. Sólo una pequeña parte de los niños que no pasan el cribado inicial tienen realmente una sordera. Es deseable que a los 3 meses de vida se conozcan los resultados definitivos que permitan confirmar o descartar que existe una alteración auditiva.

hipoacusia infantil

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Google+… Gracias :-)

avatar

Acerca de Paloma

Enfermera Pediatría
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.