La deshidratación en el embarazo y sus consecuencias

En verano, aún deberás prestar más atención a la deshidratación, así como a otros. Sin duda, pasar el verano con tu barriguita hará que tengas que extremar algunos cuidados o precauciones.

la deshidratación en embarazo

Estar bien hidratada durante el embarazo es muy importante y especialmente si coincide que pasas parte de este periodo durante el verano.

De este modo, según los especialistas, lo adecuado es que tomes más de dos litros de agua llegando incluso a tres, en esos días del verano que sean especialmente calurosos o si te encuentras en espacios como la playa, el campo… sudarás más y necesitarás reponer en mayor medida esta pérdida. Asimismo, no sólo tienes que pensar en tomar agua, recurre a zumos también, por ejemplo. De hecho, algunos preparados tienen muchos nutrientes, por lo que además de hidratarte te servirán de revitalizantes. Y es que es lógico también que te sientas más cansada con estas temperaturas, por eso, cuida estos detalles.

la deshidratación en verano

Y es que si la temperatura corporal de la mujer se eleva más allá de lo recomendable y se deshidrata, el músculo del útero puede contraerse y provocar que tengas un parto prematuro con los riesgos y complicaciones que esto puede conllevar. Asimismo, esta falta de hidratación también pueden provocar como consecuencia infecciones del tracto urinario.

De este modo, para que sepas detectar cuándo posiblemente que sufrás la deshidratación  presta atención a estos consejos :

En primer lugar, tu cuerpo te pedirá esa falta de líquido haciendo que sientas mucha sensación de sed y tendrás los labios secos y resquebrajados, unido a una sensación de náusea que no debe confundirse con las propias del embarazo. En cuanto a la piel, notarás que está seca, como consecuencia de esa falta de hidratación. También deberás observar tu orina que, en este caso, se volverá más oscura y por otro lado, es probable que estés estreñida.

la deshidratación en la época del embarazo

De este modo, no descuides este tema y si te cuesta beber agua porque no suele apetecerte o porque no te das ni siquiera cuenta, fíjate unos horarios en los que tienes que tomar algo líquido, ya que, al igual que la dieta debe ser equilibrada, también deberás ingerir los líquidos y sales minerales que son necesarios tanto para tu bienestar como para el de tu pequeño.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.