La dieta con verduras y los niños, ¿es posible?

Parece que exista una pelea innata entre las verduras y los niños. Parece un poco como el perro y el gato, no se llevan bien por naturaleza y punto, ¿pero esto es así realmente? En absoluto. Es cierto que cada uno tenemos nuestros propios gustos y hay personas que decidimos comer de unas cosas más que de otras.

Los niños también tienen que aprender sobre los sabores y como es lógico, habrán algunos sabores que les gusten más que otros. Y esto se debe respetar. Las personas adultas, solemos basar nuestra dieta en aquellos alimentos que más nos gustan, y si no nos gustan mucho pero sabemos que debemos comerlo, buscamos la forma de cocinarlos para que al menos, si queremos tener una dieta equilibrada, disfrutemos de la comida y no sea un castigo.

Young woman holding a shopping bag full of vegetables

Pues con los niños pasa exactamente igual. Si no les gustan las verduras demasiado, habrá que buscar la forma que les parezca un plato atractivo y que también puedan disfrutar comiéndolas. Pero para que un niño pueda ver que un plato de verduras es atractivo, no sólo tendrá que disfrutar comiendo el  plato de verduras sino que también es importante a que aprenda que las verduras son buenas, saludables y que pueden ser muy sabrosas.

Pero, ¿cómo conseguir que un niño aprenda que comer verduras no es algo malo y que realmente es algo necesario para su organismo? No es tarea fácil pero es posible, y debes empezar a hacerlo desde que ellos son bien pequeños.

dieta equilibrada familia

Por ejemplo, cuando tu bebé empiece a comer sólidos las verduras tendrán que ser una parte fundamental de su dieta. Deja que experimente, que las pruebe y que se manche todo entero si hace falta… debe sentir que las verduras son divertidas y saludables. Si a la primera que le das un poco de verdura, te pone mala cara y le quitas el plato para ponerle algo que le gusta más… entonces no esperes que te coma verduras, pero ni siendo bebé ni de mayor tampoco.

Debes ser paciente y dejar que tu hijo experimente y poco a poco vaya comiendo más y mejor las verduras. Aunque si alguna vez no quiere, tampoco le obligues, simplemente dale de comer otra cosa y prueba al día siguiente.

bebe comiendo

Y por supuesto, si quieres que tu hijo siga comiendo verduras, tendrás que darle ejemplo y comerlas tú también como parte de un plato principal. Nunca digas que no te gusta algo en su presencia  de tus hijos o le estarás dando vía libre para hacer lo mismo.

Si encuentras interesante esta información, compártela con otros padres a través de tu Red Social Favorita Facebook, Twitter, Google +… Gracias :-)

 

avatar

Acerca de mariajoser

Maestra, Psicopedagoga y Madre
Esta entrada fue publicada en Alimentación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.