La emoción de ser padre. ¡Calienta, que vas a salir!

La emoción de ser padre empieza en el momento en que tu pareja te da la noticia, suena el pistoletazo de salida a una aventura sin comparación en tu vida.father pregnancy

Es muy posible que te embargue la emoción de ser padre (o el susto, quién sabe), que saltes, brinques, la abraces, hasta sueltes alguna lágrima. No te preocupes, es normal, no te has vuelto loco de repente. Al fin y al cabo, vas a ser partícipe de un acontecimiento que, sin duda, va a cambiar tu vida.

Y, ¡ojo!, que no he dicho que vaya a cambiarla “para mal” (que también puede ser) pero te la cambiará, seguro.

radiografia de un padre

En ese instante mágico, se agolpan en tu cabeza un montón de pensamientos: ¿tendrá un buen embarazo mi mujer? ¿vendrá con todos los dedos, las orejas, con todo? ¿tendrá mis ojos o su boca? ¿seré un buen padre? En definitiva, una multitud de preguntas imposibles de responder en el breve lapso de tiempo que pasa desde que recibes la noticia hasta que empiezas a asimilarla (si es que alguna vez lo logras).

father

Lo que puede sucederte en segundo lugar casi con toda seguridad es que te arrebata la tentación de comprarte todos los libros del mundo sobre embarazo, parto, posparto, alimentación del niño, su salud, su educación, las carreras con más salidas… sí, todos los padres primerizos somos muy exagerados en nuestras pretensiones. Tranquilo, también es normal.

recien nacido

Los libros están bien, no voy a decir que no, pero puedes encontrarte puntos de vista tan dispares en todos ellos que, tal vez, lleguen a confundirte un poco. De cualquier forma, la información es necesaria, al fin y al cabo ha empezado en tu vida un proceso del que, como mucho, has sido antes espectador inactivo y ahora toca otra cosa, toca participar.

Algo que suelen decir esos libros y con razón, es que la futura madre cambia de una manera extraordinaria. Imaginaos a vosotros mismos con un ser en vuestro vientre, con vuestros hábitos de sueño alterados, con la morfología de vuestro cuerpo alocada por completo, con la química hormonal haciendo barrabasadas y llegaréis a comprender un poco a vuestra pareja.

papa y recien nacido

Mi primer consejo (aunque, ¿quién soy yo para darlos? En fin…) es sencillo y complejo a la vez. Ponte en su lugar, sé paciente, cólmala de atenciones, redobla tus esfuerzos para que el día a día sea llevadero, no te alteres y trata de no alterarla (sus hormonas ya harán esa labor por ti), que la tarea más dura de ahora en adelante es suya. Pero, sobre todo, ¡prepárate, que empieza la aventura de tu vida!

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Google+… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.