La guardería y la socialización del niño en ella

Una compañera de trabajo me ha contado hoy que su nieta de diez meses salía de la guarde haciendo un gesto como si escupiera. Al principio creía que, como lo estaban ensayando en casa de cara a su primer cumpleaños, estaba intentando soplar. Pero no. La directora de la guardería le confirmó que se fijaba mucho en un niño algo mayor que ella que no hacía más que escupir.

la guardería, beneficios

Supongo que ese niño tiene ese hábito en casa y no le dicen que no se debe hacer.

Y ése, precisamente, es el miedo de muchos padres que, ante los comentarios que dicen que la socialización de los niños es más rápida en el entorno de la guardería, aducen que sus hijos pueden encontrarse con comportamientos de otros niños con padres que tengan distintas líneas de actuación que ellos y que puedan ser “malas influencias”.

Yo no estoy de acuerdo en absoluto con esta tesis.

la guardería y socializar

Está claro que nuestro hijo se encontrará en otros niños comportamientos que consideremos, como padres, al menos, discutibles. Pero tanto las líneas de educación marcadas por la familia (en especial) y por los propios educadores de la guardería le irán haciendo ver qué está mal y que no lo está.

Lo que tiene de excelente una guardería es que el proceso de socialización, de conocer que hay otros individuos distintos que uno mismo, que tienen gustos distintos, ritmos distintos, pero igualmente válidos que los nuestros y que nuestro deber como seres sociales es el de aceptarlos, compartirlos sólo si se quiere, pero aceptarlos en todos los casos, ese proceso, digo, se favorece enormemente en un lugar con más niños de edades similares a las de nuestro hijo y con unas profesoras que le enseñan a respetar los turnos de comida de los demás, por ejemplo, o a tirar la basura o a guardar los juguetes o a comportarse sin rabietas innecesarias. A formar parte de un grupo civilizado, en definitiva.

la guardería beneficios

Por supuesto que el gran peso de la educación de un niño está (y debe estar) en los padres pero no tenemos la oportunidad de “crear” un ambiente en nuestras casas en el que convivan distintos niños que ofrezcan a nuestros hijos constantemente la ocasión de socializar. Y eso, la guarde, nos lo asegura.

 
Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.