La ilusión de la Navidad

Este mes de diciembre los padres tenemos un trabajo extra en el que nos irán bien como ingredientes la calma y la paciencia con grandes dosis de magia para pasar los días en los que no hay cole y en los que viviremos experiencias únicas típicas de estas fechas como la decoración navideña en casa, los preparativos para las fiestas y la tan esperada llegada de los Reyes Magos de Oriente. En pocas palabras, vivir la ilusión de la Navidad.

La ilusión de la Navidad

Cada año cruzo los dedos esperando que nadie le robe a mi pequeña la magia que en estas fechas me hace mirarla diferente y me hace dar cuenta de que todavía es una pequeñuja a la que tengo que cuidar con amor y comprensión desde mi figura de adulto.

A veces el día a día y la falta de calma nos hace actuar para con nuestros hijos e hijas como si fueran adultos sin darnos cuenta de la abismal diferencia de cómo sienten y viven ellos las emociones. Según el psicoperapeuta Enrique Blay al que tuve la suerte de conocer en una charla, los niños pequeños son pura emoción, y cuando nos piden una piruleta, no ven ni que es la hora de comer, ni que tiene mucho azúcar y provoca caries, ni nada más que LA PIRULETA.

La ilusión de la Navidad niña-comiendo-piruleta

Por ello ante determinadas conductas, debemos pararnos, respirar e intentar descubrir cuál es la emoción verdadera que debemos atender.

En estas fechas navideñas me sorprendo riendo a escondidas cada vez que se ilusiona porque el Caga Tió se ha comido lo que le puso en el plato o busca en el parque palos para pegarle preguntando si cagaría algún regalo hoy…

El día de la cabalgata las calles se llenan de caras de niños mostrando kilos y kilos de ilusión e ingenuidad y todos en general, nos volvemos por unas horas niños, sobretodo con los preparativos de última hora…

La ilusión de la Navidad

Para el día en que mi princesa me venga preguntando por la existencia de los Reyes Magos tengo la herramienta del cuento.

En este cuento se narra la historia de cuando los Reyes pidieron ayuda porque necesitaban pajes para llevar regalos a todos los niños y niñas y de cómo los padres, que son los que más quieren y los que mejor conocen a sus hijos, para ayudar a los Reyes, realizan cada año esta mágica labor. Así sabré que nunca perderá la ilusión de la Navidad.

Si te gusta este post, compártelo. GRACIAS

 

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Ocio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.