La Importancia de la Colina en el Embarazo

Muchos días, mientras desayuno o hago las cosas de la casa aprovechando que la peque se vuelve a dormir después de su primer biberón del día, me pongo la tele. Me gusta ver La Mañana de La 1, en plan maruja, pero es que cuentan cosas muy interesantes, sobre todo en la sección de salud.

El otro día me quedé a medias de escuchar una información acerca de la importancia del mente en blanco copiaconsumo de colina durante el embarazo porque la niña se despertó. Me quedé con la copla porque dijeron que ayudaba a mejorar la memoria. A mí no me pasó, o al menos eso creo, pero sí conozco embarazadas que pierden memoria o están distraídas durante el embarazo. Sin ir más lejos, mi prima Patricia. ¡Recuerdo que se le olvidaba casi todo! Pobre, qué corte pasaba algunas veces…

Para aclararme y aclararos todo lo posible respecto a la colina, me he puesto manos a la obra para buscaros información y esto es un pequeño resumen de lo que he encontrado.

Lo primero, debemos saber qué es la colina. Se trata de un nutriente que pertenece a la familia de las vitaminas B que interviene en el desarrollo del cerebro y de la vista. Esta es una de las razones por las que se recomienda vigilar los niveles de colina durante el embarazo y la lactancia.

En la revista Muy Interesante, he encontrado una pequeña reseña acerca de los dos últimos estudios que se han llevado a cabo. Unas investigadoras de la Universidad de Granada han participado en ellos y han comprobado en ratones que el consumo de colina mejora la capacidad de atención y la memoria a largo plazo.
Os trascribo tal cual cuentan en la revista como se realizaron estos estudios para no alterar el significado: <<En un primer experimento, las científicas alimentaron con un suplemento de colina a varias ratas en la última etapa de la gestación, y evaluaron la capacidad de memoria de sus descendientes cuando estos llegaban a la edad adulta. La prueba consistió en el reconocimiento de un objeto 24 horas y 48 horas después de haberlo visto por primera vez. Los resultados revelaron que, si bien todas las ratas eran capaces de identificar el objeto transcurridas 24 horas, tan solo aquellas que se alimentaron con colina durante la etapa prenatal lo reconocían al segundo día.
En un segundo experimento se realizaron pruebas de aprendizaje con ratas alimentadas con suplemento de colina, y descubrieron que, con respecto a un grupo control que no había ingerido la vitamina, estos animales mantenían mejor la atención cuando se les presentaba un estímulo familiar. Además, cuando este estímulo adquiría un nuevo significado, las ratas suplementadas eran capaces de aprender más rápido el nuevo concepto>>.

Según contaba una noticia de Europa Press, la suplementación dietética a base de colina en embarazadas reduce el riesgo de factores asociados a la esquizofrenia en los futuros bebés, tal y como evidenciaba a principios de enero una investigación realizada por la Universidad de Colorado (Estados Unidos).

En concreto, este nutriente “esencial” similar a la vitamina B hace que se observen “tasas más bajas de los factores fisiológicos de riesgo de esquizofrenia en los niños a los 33 días de su nacimiento”, explican los expertos. Para ello, la colina debe ser administrada a las madres en los dos últimos trimestres de gestación.

Este compuesto, que se encuentra en alimentos como “el hígado, el pescado, las nueces o los huevos”, tiene, por tanto, un potencial terapéutico debido a su estrategia de apuntar a los marcadores de la esquizofrenia “mucho antes de que la enfermedad aparezca”, indican.

url-8

Además, están en estudio sus posibles beneficios para enfermedades hepáticas, como “la hepatitis crónica y la cirrosis”, a las que se añaden otras como “la depresión, la pérdida de memoria, la enfermedad de Alzheimer, la demencia y ciertos tipos de convulsiones”, explican los especialistas.

Para uno de los autores del estudio y presidente del Departamento de Psiquiatría de la Escuela de Medicina de la Universidad de Colorado, el profesor Robert Freedman, la prevención debe aplicarse a toda la población, ya que “los genes asociados a la esquizofrenia son comunes”. Por ello, destaca el valor de la colina, que “facilita el funcionamiento cognitivo en la descendencia”.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores han estudiado a mujeres sanas y embarazas a las que a algunas se les ha administrado 3.600 miligramos de fosfatidilcolina cada mañana y 2.700 miligramos cada noche, y a otras placebo. Tras ello, se ha observado que el 86 por ciento de los bebes nacidos de las mujeres del primer grupo han inhibido la respuesta a los sonidos repetidos, por sólo un 43 por ciento del grupo con placebo.

Como veis, el consumo de colina no es ninguna tontería. ¿Pero cómo podemos hacerlo de manera natural?

Como ya adelantaba la noticia de Europa Press, la colina está presente tanto en alimentos de origen animal como vegetal. Podemos encontrarla en los huevos (se pueden consumir sin temor cuatro o cinco a la semana) o el hígado de pollo y de ternera, en pescados como el salmón o el bacalao, en la soja o el germen de trigo, la levadura de cerveza, los cereales del desayuno, los lácteos…

nuts-1

avatar

Acerca de Cristina

Mamá, Periodista Y Blogger
Esta entrada fue publicada en Salud. Guarda el enlace permanente.