La oreja enrojecida, ¿que podrá tener el niño?

la oreja roja El otro día descubrimos que nuestro hijo tenía la oreja derecha y la mejilla derecha encendidas, rojas las dos. Como el niño no se quejaba, no le hemos dado importancia. Además, fue sólo un día así que la preocupación no llegó ni a abordarnos un solo segundo.

Sin embargo, pasados unos días me ha dado por investigar. Lo primero que descarté fue que hubiera estado recostado de ese lado mucho tiempo y por la presión se hubiese producido la rojez.

No se acababa de despertar, llevaba jugando toda la tarde y sólo al final aparecieron estas manifestaciones en la oreja.

la oreja enrojecida

Pues buscando información he encontrado lo que se llama “síndrome de la oreja roja”. Se trata del signo que manifiesta la existencia de migrañas. Lo malo es que el dolor que ocasionan las migrañas no puede ser explicado por un bebé como el mío, con año y medio, y en caso de que tuviera este síndrome (que no es seguro tampoco) sólo lo demostraría con rabietas, irritabilidad, etc. Lo que, por otro lado, algún día hemos visto. Incluso, nos hemos preguntado la razón de rabietas repentinas y podría ser éste uno de los motivos.

Por otro lado, la oreja roja puede ser signo de una infección del oído externo. El oído se divide en tres, interno, medio y externo. El externo es el que está más cerca del pabellón auditivo (la oreja, vamos) y es el que contiene el cerumen.

la oreja mas roja del bebé

Esta infección se llama otitis externa y sí podría ser que la tuviera porque puede ir asociada a otras infecciones del sistema respiratorio (que ha tenido varias; está en la guarde, no hay que decir más…) y se trata con unas gotas de antibiótico.

Ahora que pienso, puede ser que mi hijo la haya sufrido porque se tocaba de vez en cuando esa oreja y ésa es una forma de descubrir esta afección en niños que, como el mío, aún no sabe expresar qué le pasa.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud, Sin categoría y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.