Primera Ecografía en el embarazo: empiezas a asimilar que vas a ser Padre

La primera ecografía en el embarazo, que emoción. 

Para todos nosotros es ahora tan normal como especial lo fue para nuestras madres. Lo extendido que está hoy en día el uso de las ecografías para comprobar si el proceso del embarazo es el correcto lo convierte en una prueba tan rutinaria como pudiera ser un análisis de sangre.

eco embarazo

El avance en este campo ha sido tan grande que podemos disponer de las ecografías 2D, en dos dimensiones, pero también las 3D, en las que se aprecia el volumen del feto, y hasta las 4D, aquellas que, además del volumen de su hijo/a, ofrecen a los futuros padres sus movimientos en el instante de la prueba. ¡¡¡Será por técnica!!!embarazo primera eco

Se recomiendan, al menos, tres ecografías a lo largo del embarazo, una por trimestre.

Pero, casi con toda seguridad, la primera ecografía en el embarazo, es la de mayor significación. No porque sea más importante que las demás, cada una es vital para verificar que todo va bien en cada etapa del proceso, sino porque emocionalmente es la que más supone para los padres. Llevamos demasiado tiempo imaginándonos, sin ver, cómo será nuestro hijo. Si vendrá “entero”, si su latido del corazón será correcto, si sus constantes vitales no son anormales. Y, sobre todo, aunque se distinga poco, permite verle la “carita”. Es cierto que hay que echarle imaginación y tener muuuucha fe en el médico que te dice dónde está la mano, el pie, la nariz donde tú, desde tu ignorancia, sólo ves manchas en blanco y negro.

Esta primera ecografía en el embarazo se suele hacer alrededor de la semana 12 en la que, además, se mide la traslucencia nucal y, por tanto, la probabilidad de ciertas enfermedades congénitas, detalle por el cual esta ecografía es más “delicada”.

Una vez que llega esta prueba, que oyes cómo galopa a todo trapo el corazón de tu pequeño, que te confirman que viene con todos sus miembros y que está en perfecto estado, en ese momento y sólo en ese momento, te relajas, se te escapa una sonrisa (incluso alguna risilla algo nerviosa) y empiezas a asimilar que vas a ser padre. Y digo “padre” porque, por lo que nos pasó a nosotros y por lo que hemos oído de nuestros amigos y familiares, podemos certificar que suelen poner el monitor de tal modo que el padre lo ve fantásticamente bien pero la madre o es la niña de “El Exorcista” o no ve nada de nada.

duo-paint-print-classic-line-blanco-baby-art eco

De todos modos, lo bueno de esta técnica es que dejan “registro documental” y te permite ir archivando las primeras fotos de tu hijo, incluyendo las medidas que se hayan llevado a cabo. ¡¡¡Ya podéis ir montando el primer álbum de vuestro crío!!!

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.