La prueba del exudado me ha salido positiva. ¿Qué ocurre ahora?

El estreptococo agalactiae (EGB o SGB) es una bacteria que, tanto en el hombre, como en la mujer, vive en el intestino. En ocasiones es normal, que por la cercanía de la vagina con el ano, esta bacteria pueda pasar a ella. Daros cuenta que es muy fácil que al limpiarnos en el baño, al lavarnos en el videt, o incluso con las relaciones sexuales, podamos contaminar la vagina con microorganismos del recto.

 

La tasa de colonización vaginorrectal por EGB es muy variable. En Europa se han señalado tasas entre el 6,5 y el 36%, con predominio de cifras próximas al 20%. En España se han publicado tasas de colonización en embarazadas del 12 al 20%.

El hecho de tener esta bacteria en la vagina no supone síntomas en la mujer, pero cuando se encuentra embarazada  y va a parir, puede infectar al bebé con ella y provocar problemas.

Pero el hecho de tener esta bacteria no es algo permanente, sino que es algo transitorio, puedes haberla tenido en otros embarazos y no presentarla en el actual o viceversa.

 

Por ello se realiza una prueba durante el embarazo entre las semanas 35 y 37 para valorar si tienes o no la bacteria en el canal vaginal. A esta prueba se la conoce como el “exudado vaginorrectal” o “prueba del estreptococo” y consiste simplemente en la introducción de un bastoncito en el principio de la vagina y una pasada por este en el ano. No es molesta en ningún sentido, no os tenéis que preocupar por ello. Es importante que previamente a la prueba no uséis ningún desinfectante para la zona vaginal, y que no estéis tomando antibiótico en ese momento, en ese caso consultárselo a la matrona o al ginecólogo porque se podrían falsear los resultados.

Los resultados de la prueba tienen una fiabilidad de unas 5 semanas hasta el parto, es decir, que si el parto no se produce tras 5 semanas después de que te realizaran la prueba, deberían volver a repetírtela. Lo normal, al hacerla en esas semanas tan adelantadas, es que el nacimiento sea dentro de ese periodo, aún así, si ves que ya han pasado 4 semanas tras la prueba y no te has puesto de parto, comentáselo al médico o a la matrona en alguna de tus visitas, o cuando estés haciéndote monitores  de control en el hospital, por si ellos ven adecuado repetírtela.

 

¿A QUIÉN SE LE REALIZA ESTA PRUEBA?

A todas las embarazadas.

 

¿Y QUÉ ES LO QUE OCURRE POR TENER POSITIVA ESTA PRUEBA?

Como hemos comentado antes, el EGB no afecta a la madre, pero sí al bebé, que puede contagiarse al pasar por el canal del parto. En caso de que esto ocurriera podría ocasionar sepsis, meningitis, o  problemas respiratorios entre otras cosas. Para que esto no ocurra, lo que se hace es administrar antibiótico a la madre durante el parto, para que el bebé este protegido de la infección. Por ello es importante llevar en tu historia maternal los resultados de esta prueba al hospital cuando vayas de parto, para facilitar la información al personal  y poder proceder a poner el antibiótico en el momento adecuado.

Con el adecuado tratamiento el porcentaje de bebés que presentan síntomas es mínimo, por lo que no debes preocuparte. Aún así, en caso de presentar síntomas, lo suelen hacer en las primeras 24 horas de vida, que, al encontrarte en el hospital aún ingresada, estaríais en buenas manos para poder hacer lo adecuado si ocurriese.

OTRAS COSAS IMPORTANTES A TENER EN CUENTA…

-Si en alguna de las analíticas de orina, sale presente esta bacteria en la muestra de orina, no sería necesario contar con el exudado vaginal, ya que tendrías que tratarte también como portadora de la bacteria, y tener tratamiento antibiótico durante el parto.

-Si has tenido otro embarazo anterior, en el que tu hijo tuvo infección al nacer por esta bacteria, también se te trataría como positiva, y se te trataría con antibiótico durante el parto.

-Si eres alérgica a la PENICILINA, díselo al personal, ya que, por norma general, se suele poner este antibiótico o derivados para el EGB.

No os preocupéis, esta situación es más común de lo que parece, y los profesionales están acostumbrados a tratar con ella a diario. Con el adecuado tratamiento antibiótico no hay problemas en la mayoría de los casos.

 

 

avatar
Esta entrada fue publicada en Embarazo, Salud. Guarda el enlace permanente.