La prueba del talón en los bebés recién nacidos

La prueba del talón, los primeros chequeos al bebé

No os extrañéis cuando os diga vuestra esposa o compañera que ella deja en tus manos todo lo de la prueba del talón. Es algo que va en su material genético, las mujeres son incapaces de estar presentes mientras un recién nacido berrea de puro dolor.

heel prick

Así que, la prueba del talón (que ahora explicaré en qué consiste y para qué es) la tendréis que pasar vosotros también. Tendría que llamarse “ Prueba del talón y del padre sacrificado ”.

Tienen que pasar dos días completos desde el parto para que se tome una muestra de sangre al bebé del talón y, con ella, se observa la presencia o no de enfermedades congénitas tales como el hipotiroidismo congénito, la hiperplasia suprarrenal congénita, la drepanocitosis, la fibrosis quística, fenilcetonuria y errores congénitos del metabolismo de aminoácidos, ácidos grasos y/ ácidos orgánicos (fuente: www.madrid.org).

Lo que puede pasar, y os advierto para que estéis precavidos, es que, dados los numerosos estudios que hay que hacer, puede que con una sola muestra no baste repetir la prueba del talón y haya que pinchar dos veces al bebé con lo que los berridos, aspavientos (no muy enérgicos, eso sí, apenas tiene la fuerza de dos días en este mundo…) y, sobre todo, el mal rollo que sufre el padre (la madre, como mínimo, estará al otro lado del pasillo) se multiplique por dos.

prick

En nuestro caso, por fortuna, tan solo hizo falta una prueba del talón, fue suficiente con un pinchazo.

Lo bueno de esa situación es que (yo lo quiero creer así) se empieza a forjar el vínculo padre-hijo. Un vínculo que hay que reforzar luego cada día, no creáis que está todo hecho, pero cuyos cimientos se afianzan con esta primera prueba de fuego. Le estamos diciendo a nuestro pequeño que esté tranquilo, que su padre está con él, que nada malo le pasará con su protección.

A las dos o tres semanas, aproximadamente, recibiréis, con suerte, la carta de la Dirección de Sanidad correspondiente diciendo que no hay nada que lamentar. Digo afortunadamente después de tanto tiempo de espera “desesperante” porque, por lo general, si encuentran algo, llaman muchísimo antes para hacer más pruebas. Así que, en esta ocasión, que se tarde es muy buena señal.

Pero la prueba del talón no es, ni mucho menos, la primera que le harán a vuestro bebé. Recién nacido, se le hace el llamado “Test de Apgar” en el que se estudian cinco parámetros, reflejos, tono muscular, frecuencia cardíaca, color de piel y respiración. Cada parámetro se valora de cero a dos y el bebé debe superar los ocho puntos totales para considerársele en perfecto estado. Si no fuese así, tendría que pasar por observación y cuidados.

heel

Además, por supuesto, se ve que no haya malformaciones a la vista, se le mide, se le pesa y se le administra una pomada ocular para evitar la conjuntivitis, fácil de contraer si la madre tuviese alguna infección.

En definitiva, como para acostumbrarse a la vida que le espera en este mundo lleno de pruebas, desde bien pequeño ya le estamos sometiendo a unas cuantas.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.