La sobreprotección a nuestro hijos, ¿como evitarla?

Como os hablaba en un artículo anterior, en ocasiones los padres sobrepasan esa línea del amor y cariño acabando en la sobreprotección. Darle todo nuestro apoyo y ayudarles no tiene por qué ser sinónimo de sobreprotegerlos, sin embargo creo que a veces no están claros estos límites.

la sobreprotección del bebé

En primer lugar, tendrán que aprender que equivocarse es el primer paso para aprender y que, aunque queráis evitar que sufra o lo pase mal, tendréis que dejar que sea él quien se enfrente a las dificultades, ya que, si las supera, su sentimiento de autoestima y superación le hará sentir mejor y le ayudará a avanzar en su camino. Esto no significa que no les ayudéis o apoyéis pero solucionarle vosotros sus problemas o dar la cara ante responsabilidades que son suyas no será el modo de ayudarles. Tendrá que aprender a ser responsable de sus actos, comprendiendo que, cada uno de ellos, tiene consecuencias.

la sobreprotección de los peques

No le deis o consintáis todo lo que pida o quiera, de lo contrario no entenderá que para lograr lo que deseamos, hay que esforzarse y poner todo de nuestra parte. Educar a los pequeños en la importancia del esfuerzo, la perseverancia y la constancia cuando queremos conseguir algo, será fundamental para su desarrollo personal. Además también comprenderá que la satisfacción es mayor cuando logramos aquello que deseamos por nosotros mismos.

Por supuesto no cometáis el error de darle de comer, aunque el pequeño ya sea capaz de coger la cuchara y comer solito, por ejemplo. Con esto me refiero a que, a veces, los niños tienen habilidades para hacer ciertas cosas y en ese afán por ayudarles o estar a su lado satisfaciendo sus necesidades, no se consigue sino todo lo contrario. Ofrecedle, por ello, la posibilidad de que lo hagan solitos. Esto les ayudará a superarse, a desarrollar sus habilidades, a lograr esa independencia y a sentirse “útiles”.

Por supuesto, para evitar la sobreprotección también les ayudará relacionarse con otras personas que no sean sus padres o que ni siquiera sean adultos.

Tendrán que aprender a socializar con pequeños o personas que no son de su entorno, salir de su burbuja familiar.

la sobreprotección del pequeño

Por otro lado, es importante que le animéis en sus retos, que reconozcáis sus méritos y que también seáis capaces de decirle aquello en lo que ha fallado. Si sólo escucha valoraciones positivas por vuestra parte, su frustración será mayor cuando un profesor le diga que no ha hecho algo bien o algún compañero le diga algo negativo, por ejemplo. Tendrá que aprender a aceptar las críticas y los halagos.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.