La talla de la ropa de bebé ¡un quebradero de cabeza !

Uno de los quebraderos de cabeza más habituales para unos padres (especialmente si son primerizos y, por tanto, nuevos en estas lides) es el de encontrar la talla de ropa que se adapta mejor con nuestros hijos.

la talla ideal de ropa No nos engañemos, a los bebés, a los niños en general, les pasa como a los mayores: no hay dos bebés iguales e intentar que un único patrón sirva para todos los niños de una cierta edad se antoja misión imposible.Existen, no obstante, unos tallajes “oficiales”, en función no sólo de los meses del bebé sino de la altura aproximada.

Así, se asocia la ropa para recién nacidos (0 meses) a una altura de 56 centímetros. Para un bebé de 3 meses, se considera una altura de 62 cm. De tres meses pasa a seis y la atura considerada aumenta otros seis centímetros, hasta los 68. Doce meses equivale, según esta regla de tallaje, a 74 centímetros, 18 meses a 80 cm y 24 meses a 86.

Parece sencillo elegir la talla ideal y debería serlo pero, como hemos dicho, cada niño es de su padre y de su madre.

la talla exacta

Lamentablemente, las tallas de la ropa que ponen los fabricantes en las etiquetas no son más que una guía para que no vaya el niño sin respiración de lo que le aprieta la ropa o como un fantasma de lo que le sobra. No queda otra que probárselo todo.

Este fin de semana, como hemos celebrábamos el primer cumpleaños de nuestro crío, recibimos un montón de ropa (que nos viene de lujo, por cierto, de cara al verano). Muchas de las tallas eran de 12 a 18 meses (primera diferencia con el tallaje “oficial”, los fabricantes ponen indistintamente meses concretos o una banda de meses, como es el caso) que, en teoría, le debían valer.

Nos dimos cuenta que la mayoría de las camisetas y camisas le estaban medianamente bien (algo grandes pero en verano le valdrán, seguro) pero alguna era o distinta a las demás y le estaba o más pequeña o más grande. Misterios de los fabricantes.

la talla de ropa

Además, y esto creo que es más cosas de mi hijo que de la propia ropa, cuando le valía una camisa de una talla concreta, el pantalón solía venirle mejor de una talla menor. Parece lógico, nadie tiene las mismas hechuras por arriba que por abajo.

la talla

En conclusión, mirad las tallas que indican las etiquetas como una primera guía pero, vosotros que conocéis a vuestros hijos mejor que nadie, probad con qué ropa se sentirá más cómodo, sabiendo que no soportan estar incómodos con nada y la ropa no es una excepción.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.