La vuelta al cole. Consejos para los pequeños

Ya ha llegado septiembre y con este mes, ¡la vuelta al cole! De este modo, aunque hay niños a los que apenas les cuesta retomar esta rutina, para otros se convierte en un auténtico calvario… llantos, pucheritos, no querer despegarse de mamá… son algunos de los comportamientos más habituales. Sin embargo, es importante que les motivéis para que no les cueste volver al cole o a la guardería.

la vuelta al cole

De este modo, en primer lugar, no os dejéis llevar, papás y mamás, por los nervios o el temor a que el pequeño se ponga triste o enfadado. Es importantísimo que os mostréis ante él contentos y animados, así ellos, se sentirán más tranquilos y confiados. Los niños suelen imitar lo que hacen sus padres y por ello, si no notan cambios en vuestra actitud, es decir, si no os notan de bajón o nerviosos, se sentirán reconfortados.

Por otro lado en la vuelta al cole,  la compra de los nuevos materiales y de la ropa para el colegio, puede ser otra forma de ayudarles a animarse.

Seguro que si les llevas a comprar los cuadernos, en los que aparecen alguno de sus personajes favoritos o ese chándal que tanto les gusta, acabarán más contentos y querrán mostrarle sus nuevas pertenecías a sus compañeros de clase.

la vuelta al cole

Por otro lado, aunque ya empiecen las clases, no tenéis por qué cambiar su rutina veraniega y no llevarle a la playa o a la piscina, por ejemplo. Si todavía hace buen tiempo, ¿por qué no ofrecerle una tarde de piscina? Incluso podréis decirles a sus amigos del colegio que pasen la tarde con él. Sin duda, será una forma ideal de que así empiecen a pasar tiempo juntos. En definitiva, será con los que compartirá sus días de colegio.

la vuelta al cole

Aun así, aunque será divertido y el modo de que, de una forma progresiva, vayan dejando esas actividades veraniegas poco a poco, tendréis que ir acostumbrándoles también a los nuevos horarios. Desde un par de semanas antes de que comiencen las clases, llevadles a la cama o decidles que se acuesten un poco antes, cada día restaréis por ejemplo media horita, hasta que vayan entrando en los horarios adecuados para que no estén cansados por la mañana y no pasen la mañana dormidos en el cole. No sólo se cambiarán los horarios de ir a dormir o levantarse, sino de las comidas también.

Pero ante todo, que no note cambios bruscos, que sea algo progresivo, puesto que, de este modo, no tendrá esa reacción tan negativa.
 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.