Lactancia Materna ventajas y desventajas para la madre

Lactancia Materna, consecuencias físicas para la madre 

Aunque ya estamos con la alimentación complementaria, mi mujer sigue dándole swing_breastpump_with_pumpsetpecho a nuestro hijo. De hecho, ahora que ha vuelto al trabajo, se saca leche para que el bibe con cereales que le dan cada mañana sea con su propia leche.

Tenemos claras las ventajas inmunológicas, alimenticias y de refuerzo de la unión madre-hijo que tiene la lactancia materna pero casi nunca nos habíamos parado a preguntarnos por las (posibles) desventajas de este tipo de alimentación infantil.

La idea de escribir sobre este tema surgió el otro día, cuando, estando los dos con una amiga, mi mujer comentó que le dolía una muela y nuestra amiga dijo. “Claro, la falta de calcio por estar dando el pecho”.

swing_in_use_in_hand_quer

He buscado información al respecto de esto y podría ser aplicable sólo porque nuestro niño ronda los seis meses que es el periodo en el que, por lo visto, se evidencia una cierta disminución en los niveles de calcio de la madre. Pero, tranquilos todos, se recuperan pasado el año.

Lo que sí parece claro es que las barreras protectoras de la madre se debilitan de manera proporcional a como se van construyendo las del bebé. Este dato nos lo dieron en las clases preparto, de las reservas que tenga la madre, de los alimentos que ingiera, se hará una selección y lo mejor irá para el bebé. Al fin y al cabo, la naturaleza lucha por preservar al que más lo necesita y más potencial tiene por delante, digo yo.

breafsteeding

El caso es que esta debilidad en mi mujer la hemos visto, por ejemplo, cuando nuestro hijo se pilló su primer (y hasta ahora único, ¡crucemos los dedos!) resfriado. A él le duró dos días, tres si contamos el que estuvo algo más molesto pero sin fiebre. Mi mujer ha estado diez días con dolor de cabeza, sinusitis, dolor de garganta… ¡¡¡Y ella no se constipaba nunca!!!

Es evidente que existen cambios físicos en la mujer que da el pecho. A un más débil sistema protector, se une la muy posible posibilidad de la mastitis. Es impresionante cómo se ponen como piedras las glándulas mamarias por acumulación de leche. Además de producir dolor, puede llegar a dar fiebre. Calor, un buen masaje y, sobre todo, aliviar el pecho de esa acumulación de leche son las fórmulas para salir del atolladero.

lactancia

Por cierto, cuando uno busca posibles desventajas de la lactancia materna prolongada, aunque hay muy poca información (porque son muy pocas las desventajas), toda es relativa al bebé, como si las molestias de la madre no existieran. Me parece fatal…

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Lactancia y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.