Las dichosas etiquetas II

Siguiendo con el tema de las etiquetas del que hablábamos en el psot anterior, demos la vuelta a la tortilla. ¿Por qué no ser positivos y enviarle mensajes a nuestros niños que el día de mañana les hagan ser unas personas sanas emocionalmente? Así como les tratemos y en función de nuestra manera de expresarnos se convertirán en lo que ellos creen que nosotros esperamos. No nos limitemos sólo a ver aquello de no nos gusta y analicemos si a lo largo del día (o de las horas que pasamos con ellos al día) les enviamos también mensajes positivos. Si nosotros mismos tenemos una percepción de ellos negativa, difícilmente ellos se creerán otra cosa.etiquetas

Los niños aprenden como dice el refrán: “haciendo y deshaciendo el aprendiz va aprendiendo” pero si a la mínima que hacen algo que no nos gusta les enviamos frases negativas les cortamos las alas y las ganas de volver a intentarlo. Las etiquetas pueden hacer mucho daño, unas más que otras.

etiquetasPor ejemplo, últimamente se están llevando a cabo estudios que revelan que el bajo nivel de actividad física sumado a la residencia en pisos en ciudades y al uso excesivo del coche, está favoreciendo los casos de niños “hiperactivos”. Es decir, que si tomamos conciencia, desde la calma, a lo mejor, esos niños no necesitan ir al psiquiatra ni tomar pastillas y puedan “curarse” yendo al cole en bici… Pensemos, por nosotros mismos, y actuemos.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.