Las prisas están reñidas con la creatividad

Las prisas no son buenas consejeras, ya lo dice el refrán.

En ocasiones son las prisas las que marcan nuestro día a día, haciéndonos adoptar muchas veces coletillas en el lenguaje que vamos soltando apenas sin darnos cuenta…Venga, vamos, va…

Son mensajes que enviamos a nuestros/as peques a diario, casi sin pararnos a pensar en las repercursiones que este lenguaje de prisas tiene sobre ellos y ellas.

En el caso de este vídeo que os traigo hoy, podemos valorar cómo hasta qué punto las prisas condicionan muchas veces el resultado, y esto, podríamos extrapolarlo a todos los ámbitos:

No es lo mismo comer o cenar en un ambiente calmado que deprisa y corriendo. No es lo mismo leer un cuento con tiempo y paciencia que intentando pasar rápido las páginas porque nos estamos dando cuenta de que el o la peque se va a dormir pasadas las 22h de la noche…y al día siguiente hay cole, hay un reloj que nos irá marcando los pasos que tenemos que ir dando durante el día.

¿Te has parado a pensar si tienes prisa todos los días?

Puede que en ocasiones no nos quede otra que correr, pero puede también que valorando las rutinas y siendo un poco consecuentes con los horarios de los y las peques, podamos disfrutar de espacios más tranquilos.

Puede que debamos valorar cuáles son los elementos que nos roban el tiempo de calidad, como podría ser la televisión o los videojuegos y puede que debamos reestructurar el horario familiar y retomar otro tipo de costumbres que nos permitan hacer las cosas sin prisas.

Si vemos que cenando a las 20h no podemos acostar a los y las peques a una hora decente…pues probemos con las 19.40h, total, cenar pronto es más saludable porque nos vamos a dormir con la digestión ya hecha ;)

sin prisa por favor

¿Cambiamos las rutinas y acabamos con las prisas?

 

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Ocio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.