Las siestas en un bebé son muy importantes

Tanto en casa como en la guardería, mi bebé de año y medio no perdona las siestas.

las siestas en los mas pequeños

Un niño de esa edad debe lograr haber dormido cada veinticuatro horas un total de entre doce y catorce horas. Podría ser que lo hiciera del tirón en una noche plácida (muchos padres se preguntarán que qué es eso…) pero la mayoría no logran esos hitos (aunque mi hijo, la verdad, puede estar cerca de las once horas durante la noche, que no está nada mal) y, además, aunque durmieran mucho por la noche, necesitan hacer “parones” en medio del día ya que están en una etapa de mucho desgaste físico y necesitan descanso.

Por lo general, sobre el año y medio se suele ir abandonando las siestas de por las mañanas y dejar sólo la de la tarde. Pero no es una regla fija. De hecho, mi hijo es una excepción a esa “regla”.

Por cierto, se les nota cuando “necesitan” siesta. Están más mimosos, irascibles, apenas prueban bocado (cosa que se nota más si, como es nuestro caso, comen como limas normalmente).

las siestas del bebé

Y para los padres no deja de ser una ayuda. Poder contar con un par de horas, más o menos, para estar “tranquilos”, sin la preocupación de ver contra qué esquina se va a abrir la cabeza esta vez es todo un alivio. Y se puede hasta comer con cierto sosiego.

Para los bebés que duermen siesta, hay ciertas pautas que son buenas seguir siempre para que vayan identificando el momento en que se acerca la siesta.

En la guardería, por ejemplo, sabemos que rebajan un poco la luz y, como son muchos y no les puede hacer mimos a todos (y saben que no deben, además), la profesora se pone en una esquina y sólo les va diciendo, de palabra y en la distancia, que se tienen que dormir

las siestas del bebé
También el hecho de hacer un cambio de pañal justo antes de la siesta o darle el yogur de la comida e indicarle que ahora toca dormir un poco les va preparando.

Lo mejor de todo, son esos ojillos entornados que van poniendo cuando se acerca el momento. Es un instante en el que se prevé la tranquilidad.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.