Legañas, por qué se producen y cómo combatirlas

Este fin de semana, han aparecido unos visitantes nuevos: las legañas. El sábado lo hicieron tímidamente pero ya el domingo se mostraron en todo su esplendor.

legañas

Nos podemos sentir afortunados. En sus más de ocho meses de vida, nuestro hijo apenas ha pillado un constipado medio serio, con algo de fiebre, y poco más que muchos mocos y algunas toses.

Aunque se las íbamos retirando con una gasa esterilizada y suero fisiológico, parecían reaparecer al poco tiempo y, además, algunas legañas que habían sobrevivido a nuestra limpieza anterior, comenzaban a endurecerse en sus pestañas, lo que dificultaba su eliminación.

A estas alturas seguro que os han llegado ya recuerdos de las primeras veces (o las últimas, ojos bebéquién sabe…) en que las legañas hicieron acto de presencia en vuestros hijos.

Como es algo que para un adulto, las legañas están a la orden del día, no le hemos dado importancia. Además, el crío estaba tan pancho. De hecho, sólo se quejaba amargamente cuando intentaba retirarle las incómodas visitantes de su ojito derecho.

Las legañas, ya sea en bebés o en adultos, se producen por la acumulación de los componentes sólidos de las mucosas y secreciones del ojo, que se cuaja en el borde del ojo.

Que se produzcan legañas de vez en cuando no supone un problema.

Únicamente cuando las legañas vienen acompañadas de otros síntomas como ojos enrojecidos, hinchazón de párpados o de parte de la nariz, incluso, y todos estos síntomas se refuerzan por el hecho de que el pequeño protesta mucho y no deja de restregarse los ojos, entonces podemos estar hablando de otros problemas que conviene consultar con el pediatra.legana-bebe

Por lo general estos síntomas se suelen observar bien cuando el conducto lacrimal del bebé no está del todo abierto bien cuando se ha iniciado un proceso de conjuntivitis.

Para el primer caso, muchas veces es suficiente con estimular mediante suaves masajes en la glándula lacrimal del niño para que finalmente acabe abriéndose el conducto de forma natural. Este masaje se realiza desde el lateral de la nariz hasta el ángulo interno del ojo. Y muy suavemente, repito.

El caso de la conjuntivitis es distinto, ya que se trata de una infección que hay que combatir. Tal vez con la limpieza con suero fisiológico varias veces al día sea suficiente pero si no lo fuera el pediatra os aconsejaría un colirio para bebés.

Es muy importante que la limpieza de los ojos se haga con una gasa esterilizada para cada ojo, ya que de este modo se evita un posible contagio entre un ojo infectado y otro sano.

De cualquier forma, no os alarméis. Las legañas, más que enemigas, son un aviso de que algo pasa y debemos tener un poco más de cuidado con algo tan importante como los ojos de nuestros hijos.

 

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Salud y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.