Los bebés no deben dormir con almohada

Son muchas las dudas que les surgen a los padres en cuanto a los bebés, y algunas de ellas sobre todo en torno a cómo deben dormir los pequeños. La cuestión de decidir si deben o no dormir con almohada es una de las más frecuentes, ya que, a veces los papás y mamás dudan sobre los beneficios o perjuicios de decantarse por una de estas opciones.

dormiralmohada3

Sin embargo, lo cierto es que los especialistas recomiendan que a los bebés no dormir con almohada, ya que, en primer lugar, el hecho de utilizarla en su primer año puede dañar o forzar la curvatura natural de su cuello. Es decir, los niños cuando nacen, tienen el cuello muy pequeño y también hasta que no van creciendo, su cabeza, en relación al cuerpo, es de un tamaño superior. Así, si le colocamos una almohada bajo su cabecita, la postura de su columna no sería la adecuada. Esto, a la larga podría traer consecuencias muy graves en su desarrollo.

Por otro lado, cabe destacar el peligro de que si el pequeño durante la noche se da la vuelta y su carita queda contra la almohada, podría impedirle la respiración y ser peligroso. De hecho, lo cierto es que los pediatras recomiendan que los pequeños no duerman rodeados de edredones o demasiadas mantas, ya que, especialmente en el primer año, hay más riesgo de asfixia si el niño duerme tan tapado o arropado. En ocasiones, por el miedo a que los pequeños no tengan frio durante la noche o para que no se constipen, los padres suelen abrigarlos en exceso y eso tampoco es una buena opción, ya que, lo mejor es que su alrededor esté despejado.

dormiralmohada1En ocasiones, si el pequeño tiene problemas de reflujo gastrointestinal o cuando están resfriados, los médicos recomiendan a sus padres que a la hora de dormir, los coloquen un poco elevados, algo reclinados, por si tienen vómitos o por si tienen muchas mucosidades y quizás les cueste respirar. Sin embargo, en estos casos, en vez de colocarle una almohada, que no sería útil, lo mejor es colocar bajo el colchón de nuestro pequeño alguna toalla por ejemplo o también una especie de cojín con forma de cuña, más alta por la zona de la cabeza, es decir que eleve un poco la mitad de su cuerpo. Será suficiente y si tenéis duda, lo mejor será que acudáis a vuestro médico para que os aclare qué hacer en estos casos más específicos.

Por lo general, al menos hasta que no cumpla los dos años aproximadamente, no habrá que colocarle una almohada para dormir. Y es que incluso hasta que cumpla los tres, no se habrá equilibrado el tamaño de su cabeza, en relación al cuerpo.

Además, una vez que ya sea el momento de que empiece a dormir con almohada, también tendréis que tener en cuenta varios aspectos. No debe ser alta ni gruesa, es decir, fina para que tampoco suponga demasiado desequilibrio para el pequeño. En cuanto al tejido, lo más acertado es elegir una de fibra, ya que, este material facilita la transpiración.  

Si te parece interesante comparte esta información en Twitter, Facebook… GRACIAS

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada . Guarda el enlace permanente.