Los bebés y su crecimiento durante las horas de sueño

Siempre se ha dicho que los bebés no sólo crecen cuando comen sino también cuando duermen.El otro día me horroricé cuando me contaban que a un recién nacido (pero que ya había pasado los primeros días críticos en los que tiene que alimentarse cada ciertas horas sí o sí), como dormía como un lirón, hasta le echaban gotas de agua en la carita para despertarle y que comiera.A mí eso me parece una barbaridad.

los bebés y su crecimiento los bebés y las horas de sueño

Y a la sabiduría popular no hay que desdeñarla. Primero porque se suele basar en la observación y en la experiencia que, dicho sea de paso, es lo más científico que existe; y, segundo, porque se fundamenta en el sentido común que, por otra parte, suele ser el menos común de los sentidos, por desgracia…

Pues bien, resulta que han tenido que venir unos científicos y americanos, para más señas, para demostrarnos empíricamente que nuestras abuelas tenían razón, que en los célebres estirones de los bebés tienen mucho que ver la horas de sueño que pueda tener un niño.

Un dato significativo es que los bebés, los niños, cuanto más pequeños son más horas necesitan de sueño (ya lo comenté en otro post) y a medida que van cumpliendo años, es decir, cuando se van haciendo mayores, van creciendo, en definitiva, ya no son tan necesarias tantas horas de sueño. Es como si la Naturaleza, que sí que es sabia, fuera dosificando los momentos de sueño del bebé para su correcto desarrollo físico y mental.

los bebés y el sueño

Esto se produce, según han demostrado, porque la producción de la hormona del crecimiento se estimula en mayor medida durante el sueño.

Pero, ¡cuidado!, que no cualquier sueño vale.

Como se suele decir, debe ser un sueño reparador. Es decir, sin interrupciones, que no venga de una alta estimulación de los sentidos (que no coja el sueño cuando ha estado jugando con muñecos o viendo la tele o con sonidos más o menos fuertes). En definitiva, cantidad con la calidad apropiada. Los estímulos visuales y auditivos cortan el nexo de unión entre sueño y liberación máxima de la hormona del crecimiento.

Vamos, que ha tenido que venir la Ciencia para darle la razón a las abuelas… para que aprendamos para la próxima.

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter…

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Bebés y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.