Los caminos de la música son inexcrutables

Siempre os hablo (escribo) sobre la importancia de la música en todos los sentidos para los y las más peques y también os suelo explicar temas relacionados con la tan importante educación emocional.

Esta vez la cosa también va de música y en concreto, de las ventajas que supone que el o la peque toque un instrumento.

Además de que el hecho de manejar un instrumento permite adentrarse en un mundo único y vivir sensaciones maravillosas como puede ser la emoción de aprender poco a poco cosas nuevas o de verse capaz de hacer algo que hasta el momento ni se le había pasado por la cabeza, con la inyección de autoestima que eso supone…tocar un instrumento puede resultar tan beneficioso como un tratamiento psiquiátrico convencional.

música infantil

El estudio de la Escuela de Música de la Universidad de Vermont (EEUU) ha revelado que la práctica musical favorece la capacidad de atención y concentración, la capacidad de control de las emociones y la disminución de la ansiedad.

Según este estudio encabezado por psiquiatras como James Hudziak y Eileen Crehan en el que se analizaron los escáneres cerebrales de 232 niños de entre seis y dieciocho años, la formación musical, como puede ser tocar el violín o el piano, altera las áreas motoras del cerebro para controlar y coordinar los movimientos influyendo en el grosor de una parte de la corteza cerebral relacionada con la función ejecutiva (relacionada con capacidades como la memoria, la atención o la planificación) así como áreas relacionadas con el autocontrol y la gestión de las emociones.

No es la primera vez que un estudio refleja los beneficios de la música en edades tempranas, ya en 2006 un estudio de psicólogos canadienses reveló que la práctica musical mejoraba la capacidad de atención y de memoria de los y las más peques.

¿Tocamos el violín?

 

avatar

Acerca de Carmen

Mamá, Blogera, Redactora
Esta entrada fue publicada en Ocio y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.