Los celos infantiles

A menudo, los niños se muestran celosos y los motivos pueden ser diferentes. Aunque, en la mayoría de los casos, los celos infantiles se manifiestan con la llegada de un hermanito, también pueden sentirlos cuando sus papás le prestan atención a celos infantilesotro pequeño, ya sea algún primo, vecino… e incluso en el caso de que sus papás se separen y rehagan su vida, sentirán celos y rechazo hacia esa persona nueva. Aunque hay muchos niños que no reaccionan de este modo, el hecho de querer tanto a su mamá y papá puede hacer que en cualquier momento tengan celos si sienten que no están recibiendo toda la atención que quieren.

Y es que los pequeños necesitan desde que nacen esa atención o cuidado por parte de sus progenitores y si, por circunstancias, ya sean, cambios en la estructura familiar o algún otro motivo, se sienten en algún momento desplazados, finalmente reaccionarán así. Aun así, en estos casos pueden comportarse de modos diferentes, ya que, también influirá el carácter o la personalidad del pequeño.

celos infantiles

En algunos casos, pueden tener conductas agresivas y demostrar este sentimiento pegando, dando algún mordisco, empujones… a esa persona que le está arrebatando, según ellos, el cariño de sus padres, ya sea su hermanito, una nueva pareja e incluso algún otro pequeño. A veces no sólo demuestran este estado agresivo con golpes, sino con chillidos o comportándose inadecuadamente, de tal modo que saben que llamarán la atención de sus padres.

celos infantiles

Sin embargo, hay otros pequeños que, en vez de enfrentarse a esto que les preocupa de una forma violenta, se sienten tristes y apenados. De este modo, los padres deberán fijarse en si el pequeño se aísla, habla menos de lo normal, no muestra cariño a sus padres… Es como si en vez de estar enfadado, sintiera decepción por la falta de cariño que está recibiendo de sus papás a los que quiere tanto.

Los celos infantiles pueden aparecer incluso cuando los niños ni siquiera hayan cumplido los dos añitos, aunque en estos casos no se nota tanto y en vez de reaccionar negativamente, lo que hacen es ser más cariñosos con sus padres, reclamarles su atención… no llegan a enfadarse porque aún no le dan tanto sentido a esta situación. celos infantilesAunque este problema toma mayor importancia conforme crecen, ya que entonces sí que se enfadarán y no demostrarán cariño ni afecto hacia aquellos a los que consideran culpables de este cambio.

¿Qué podéis hacer entonces, queridos papás, ante la posibilidad de que aparezcan los celos infantiles? Pues realmente la solución empieza precisamente evitando cualquier comportamiento que pueda hacer que el pequeño sienta celos. Es decir, cuando nace un nuevo hermanito, tendréis que prever que el niño puede sentirse desplazado y por ello, no deberéis dejarle a un lado, sino involucrarle en esta nueva etapa y darle el cariño que antes recibía, a pesar de que haya llegado un nuevo miembro a la familia.

Además, en el caso de que, a pesar de ello, el pequeño se comporte de este modo, será importante que habléis con él y le hagáis entender que, aunque las cosas cambien, no dejaréis de quererle. Aun así, será también labor vuestra que el pequeño entienda que si le dais un beso a otro niño, por ejemplo, no debe ponerse celoso, ya que, también debe aprender a ser comprensivo y a no tener miedo a perder el cariño de sus padres cada vez que se dé alguna situación en la que él no sea el único protagonista. Poco a poco lo entenderá y los celos se esfumarán.

avatar

Acerca de Maria José

Periodista y Blogger
Esta entrada fue publicada en Educación y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.