Los Ejercicios de Kegel, como fortalecer el suelo pelvico

Los Ejercicios de Kegel  (II): ¿Cómo? 

Para hacer correctamente los Kegel, lo primero es identificar los músculos que hay que poner en movimiento. Para ello, en el momento de orinar, basta con tratar de fortalecer musculos ejercicioscontener la orina. En ese instante, será fácil detectar los músculos de los que hablamos.

También puede identificarse mediante el tacto y en este caso el apoyo de un fisioterapeuta (especializado en masaje perineal) es de gran ayuda.

Existen cuatro tipos de ejercicios de Kegel. Vamos a comentarlos:

1.- EL LENTO: Se trata de contraer los músculos del suelo pélvico y mantener 5 segundos. Después, relajar otros 5 segundos. Y repetir la secuencia diez veces.

2.- EL RÁPIDO: Consiste en contraer y relajar sucesivamente hasta completar unos dos o tres minutos. El número de repeticiones al día deberá ir incrementándose a medida que la resistencia de los músculos se hace mayor. Se suele empezar con 10 repeticiones cuatro veces al día.

3.- EL ASCENSOR: La vagina es un tubo muscular y podríamos pensar en sus secciones como anillos colocados uno encima de otro. El ejercicio supone imaginarse que cada anillo es un piso de un edificio y, mediante la concentración y una respiración adecuada, la embarazada deberá ir contrayendo progresivamente cada anillo parándose en cada uno como si fueran las paradas de un ascensor. Hay que aguantar en cada “piso” un segundo. La misma rutina hay que seguir cuando el ascensor baja, en lugar de subir. Este es un ejercicio que, si se hace con la concentración adecuada, es muy efectivo para el fortalecimiento del suelo pélvico.

4.- LA ONDA: Los músculos que rodean la uretra, la vagina y el ano tienen forma de anillo y algunos músculos que forman el suelo pélvico tienen forma de ocho pero formado por esos tres anillos. La idea de este ejercicio es contraer los músculos de delante a atrás y relajarlos de atrás a delante.

pelvico

Lo importante de los ejercicios de Kegel es la constancia. Todos los días conviene hacerlos. En cuanto al momento del embarazo en que hay que comenzar con estos ejercicios, cada mujer es un mundo y el estado de su suelo pélvico dictará el mejor momento para empezar. Un consejo sí que vale en estos casos: la matrona es la mejor asesora.pregnancy man

Y no olvidéis que los hombres podemos ayudar en esta tarea. Basta con
acompañar a vuestra pareja, contar con ella cada ejercicio, incluso animarse a hacerlo junto a ella.
Yo, por ejemplo, le iba indicando cada planta del “ascensor” y le servía tener esa “guía”. Al fin y al cabo, el hijo iba a ser de los dos y ya que ella iba a pasar lo peor y más pesado del proceso, que menos que echarla un cable con esto. ¡Lo peor que os puede pasar es, si estáis cansados, que os quedéis dormidos en una de las “plantas” y sea poca la ayuda! ¡Hay que dormir bien para ayudar mejor!

Si te ha gustado esta información, compártela a través de tu Red Social Facebook, Twitter… Gracias :-)

avatar

Acerca de Javier

Un Padre con la L
Esta entrada fue publicada en Embarazo y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.